•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ni directivos ni jugadores ni cuerpo técnico deberían estar tan contentos porque los Gigantes de Rivas (25-22) estén en las semifinales de la Liga Profesional. Recuerdan que al inicio de temporada los sureños eran considerados favoritos para conseguir el boleto directo a la gran final, esto no era una meta, sino una obligación por la cantidad de dinero que se invirtió en el plantel.

En cuanto a nombres, los sureños tienen los mejores peloteros ofensivos en la Liga. Los extranjeros son de calidad, además, tienen la mejor base de peloteros nacionales, y en el pitcheo se armaron hasta los dientes para ser los mejores, sin embargo, eso no les alcanzó para llegar a la final de forma directa.

¡Ojo!, que Rivas tendrá que enfrentarse a los Tigres en unas semifinales muy complicadas a cinco juegos, que iniciarán este martes en territorio sureño. Los Gigantes están obligados a vencer a los occidentales, de no conseguir esa misión será uno de los mayores fracasos que se hayan dado en este Torneo.

Los felinos serán un difícil rival, han venido desde abajo, superando adversidades, y están en gran momento… pero no son favoritos para ganar esta eliminatoria.

El conjunto rivense perdió ayer en su patio contra el eliminado Oriental de Granada, con score de 6x4, y con la victoria del Bóer ante los Tigres, perdió la posibilidad de quedarse con el primer lugar, porque con esta derrota se ubicó a dos juegos de distancia de los capitalinos, con un partido por disputar para que finalice la temporada regular.

Granada montó un operativo de tres carreras en el arranque de partido, la víctima fue el abridor sureño Elvin Orozco, quien solo duró dos entradas y fue relevado en el tercer inning por el dominicano Eddy Candelario.

Wellington Dotel y Kelly Ramos impulsaron una cada uno con imparables, y Luany Sánchez con elevado de sacrificio remolcó a Dotel.

En la acera sultaneca abrió Christopher Cooper (2-5), quien no tuvo su mejor temporada, pero ayer le alcanzó para derrotar a los sureños que estaban urgidos de triunfar. Rivas anotó dos carreras en el cierre del segundo inning por hit de Justo Rivas con las bases llenas que estrechó la pizarra 3x2.

Ramos con elevado de sacrificio impulsó el 4x2 en la tercera entrada. Los Gigantes igualaron el desafío un inning más tarde, otra vez apareció Justo conectando hit impulsador de dos carreras. En el quinto episodio, Ronald Garth anotó el 5x4 y en el séptimo Rider Rodríguez con doble remolcó el definitivo 6x4.

Joaquín Acuña, que relevó a Candelario (salió por lesión) en el cuarto episodio cargó con la derrota. Cooper lanzó cinco entradas, y después de él tiraron Braulio Silva, Apolinar García y Gerardo Centeno, quien se adjudicó juego salvado.