•   Lisboa, Portugal  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el Mundial de 1966 realizado en Inglaterra, con Pelé deslumbrante, saltando tan largo como Mike Powell y tan alto como Javier Sotomayor o Sergei Bubka, apoderándose del espectáculo en el fútbol mundial después de ganar dos Copas del Mundo y de llevar al equipo brasileño Santos a la cima de la montaña, apareció en escena resplandeciendo, Eusebio, ese portugués nacido en Mozambique, conocido por su furia huracanada en la cancha, un olfato en el área de mastín implacable, y esos latigazos de derecha que dejaban una estela de humo cubriendo las tribunas. Con una sencillez que impresionaba, y lo siguió haciendo a través del recuerdo imperecedero, se robó el show agigantando a Portugal, opacando al golpeado "Rey", y reclamando el trono.

Eusebio falleció ayer, víctima de un paro cardíaco, mientras tratando de zigzaguear en el campo minado de una salud seriamente deteriorada, intentaba llegar a los 72 años. Antes de Cristiano Ronaldo, era sin la mínima duda, más allá de Figo, el mejor jugador portugués de todos los tiempos, ganador del Balón de Oro en 1965, y de dos botines de oro en 1968 y 1973, por ser el máximo goleador del viejo continente.

Sin el ímpetu demoledor de Eusebio, Portugal no hubiera podido sobrevivir en el "Grupo de la Muerte" que incluyó a Brasil, Hungría y Bulgaria en aquel 1966. Agredido salvajemente frente a Bulgaria, Pelé no fue alineado contra Hungría en aquella derrota por 3-1, pero aún cojeando, fue utilizado contra el Portugal de Eusebio en juego de vida o muerte para los brasileños.

Pelé no se vio en la cancha, pero Eusebio, con dos goles, impulsó a Portugal a una resonante victoria por 3-1 eliminando a Brasil, y en cuartos de final, cuando asombrosamente el equipo de Corea del Norte los derrotaba 3-0 en apenas 22 minutos, Eusebio, en uno de sus alardes ofensivos derriba-murallas, marcó cuatro goles consecutivos, dos de penal, y volteó la pizarra. Un gol de Augusto selló la victoria por 5-3, antes de caer en semifinales ante Inglaterra, 2-1, con Eusebio marcando, y derrotar 2-1 a la URSS en el duelo por el tercer lugar, anotando Eusebio y Torres. En ese evento, "La Pantera Negra" fue el máximo artillero, con 9 goles.

El título de "¡Muerto el Rey, Viva el Rey!", fue colocado sobre el telón cayendo de ese Mundial, pero Pelé se restauró, regresó y en 1970 llevó a Brasil a su tercera coronación y conquista definitiva de la Copa Jules Rimet, pero nunca olvidó que en 1966, fue opacado por el vértigo y la brillantez de Eusebio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus