•   España  |
  •  |
  •  |
  • Tomado de as.como

Entró Jesé y reaccionó el Madrid con su triunfo 3-0 frente al Celta. El chico se encuentra en semejante estado de gracia que se le posan mariposas en la cabeza y le brotan arcoíris de oreja a oreja. No está claro si está viviendo un momento de inspiración o si ha alcanzado el nivel de excelencia que disfrutará hasta los 35 años. El caso es que tiene la confianza de los iluminados, el pulso de los escogidos, y, según parece, la suerte precisa.

Los cambios transformaron absolutamente al Madrid. Durante la primera mitad fue un equipo sin capacidad para sorprender. Tomó la iniciativa, como le corresponde, pero fue plano en el desarrollo del juego. Tan solo las incursiones de Carvajal, un entusiasta, provocaron cierto desconcierto en la defensa del Celta. El resto era un discurso hueco.

Las incorporaciones de Jesé (61’) y de Bale (64’) tuvieron un efecto inmediato. Benzema aprovechó el pase de Jesé a los 67’ para marcar el primero. Sin duda, a este jovencito no se le puede pedir más, pero existe la sospecha de que daría el doble si se le exigiera el triple.

En el caso de Bale, por su parte, regresó para recordarnos que es un futbolista que no pasa inadvertido, especialmente en los partidos abiertos y con espacios. Para ponerle broche a su reaparición propició el segundo gol de Cristiano, quien había anotado a los 82’ y después lo hizo a los 93’.

Ronaldo conseguía así su gol 400, el 20 en Liga, el pichichi, el homenaje a Eusebio, y una paz interior que le durará hasta mañana (quizá pasado).

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus