•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ni los Tigres ni los Gigantes deberían enfrentarse esta noche en el primer duelo de las semifinales en Rivas. Se suponía que los primeros, desarticulados, desmotivados, severamente golpeados por pérdidas, moviéndose hacia el centro de la tierra taladrando un hoyo profundo, no sobrevivirían al Oriental, que en medio de esa crisis les sacaba dos juegos de ventaja; y que el equipo sureño, exultante, exuberante, extremoso, armado hasta los dientes, terminaría líder de la fase regular de la liga, esquivando la incomodidad de fajarse en las semifinales.

No ocurrió ni lo uno ni lo otro. Sin De Caster, sin Smith y con Vásquez fuera por un rato en un momento crucial, los Tigres rugieron lo suficiente para salir del hoyo aprovechando una transfusión de sangre joven sin muchas pretensiones, en tanto el Rivas fue superado por el Bóer en los cambios de golpes y se quedó corto por solo un juego. Así que hoy, ellos estarán viéndose las caras expuestos al riesgo de la eliminación en una serie de cinco juegos, con ustedes acomodándose en sus butacas frente a los televisores junto con Juan Castro y sus crecidos Indios, sintonizando el Canal cuatro.

¿Quién favorito? Obviamente el Rivas, a menos que los Tigres se agiganten tanto que hagan saltar las consideraciones convertidas en astillas. El equipo sureño, con una alineación tan compacta como un carro alemán, amenazante desde el primero hasta el noveno bateador, respaldado por un pitcheo que presenta a los tres mejores brazos en efectividad como son Carlos Pérez Estrella, único debajo del 2.00 en carreras limpias, y los Candelario, Alexis y Eddy, agregando a Elvin Orozco, se sigue viendo inmenso en nuestro pequeño béisbol.

Pero, Chinandega no es “manco”, y con el regreso a tiempo del campeón bate William Vásquez, la presencia de un artillero tan incidente como es el líder impulsador Esteban Ramírez, con 35, y los aportes tan significativos que pueden ofrecer el bateador de .326 puntos Luis Allen, Marvin Martínez y Jem Argeñal, puede presionar fuertemente a los tiradores del Rivas, mientras Francisco Cruceta, invicto con cinco triunfos y 2.88 en efectividad, José Piña quien tiró completo contra Rivas el 28 de diciembre y ganó un juego clave al Oriental el 3 de enero, y Paul Estrada, que obtuvo mucho respeto, parecen listos para tomar cada reto y mantener en complicaciones a los favoritos. Pueden agregar lo que mostró José David Rugama en su reciente salida frente al Bóer.

Claro, que para doblegar al Rivas se necesita agigantarse tanto como Ulises frente al Cíclope, y esa es la misión de Cairo Murillo y sus Tigres.

 

dplay@ibw.com.ni