•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dos impactos derrumbaron las ilusiones de los Tigres y facilitaron el primer triunfo de los Gigantes por 5-1, al despegar la serie semifinal. El jonrón de dos carreras de Randall Simon en el cierre del primer inning, y el triple de Ofilio derrite suspenso en el octavo, remolcando a Flores y Britton, explotando a José Piña. La estocada de gracia, por si las moscas no se habían dormido, la asestó Carlos Sosa, impulsando a Ofilio sellando el marcador.

Engañosas las cifras, porque el desenlace del juego estuvo viajando largo rato a bordo del vagón de la incertidumbre, con Carlos Pérez Estrella --abriendo su tercer juego de la temporada-- y José Piña, enderezándose después de salir heridos en el inicio, llegando a hacernos creer que no volveríamos a ver moverse las cifras. Pero en el octavo, erosionó Piña, en tanto Ramiro Toruño le quitó la pelota a Pérez Estrella para entregársela al bullpen, que con Douglas Solís y Berman Espinoza, sobrevivió a un peligroso octavo inning en su parte alta.

Chinandega aprovechó, aunque no plenamente, un inicio incierto del inesperado abridor sureño y líder en efectividad, Carlos Pérez Estrella. Un boleto a Jem Argeñal con un out, precedió al hit de William Vásquez hacia el jardín derecho, pero el intento de extensión de Argeñal fue “amputado” por el certero disparo de Ramón Flores a tercera. Con Vásquez en segunda --estirándose con el tiro-- y dos outs, Allen fue boleado, y hit del líder impulsador Esteban Ramírez, activó la pizarra 1-0 a favor de los Tigres, al perder la pelota el receptor Serrano y anotar Vásquez. Al poncharse Danilo Sánchez, el out de Argeñal en tercera, le dolió mucho al manager Cairo Murillo.

El Rivas contragolpeó de inmediato frente al pitcheo de José Piña, quien los trabajó en recorrido completo el 28 de diciembre. Hit de Ofilio después de un out, y jonrón de Simon por encima de la pared derecha, voltearon el marcador 2-1. Serrano siguió con hit manteniendo alterados los nervios de Piña, pero Campbell fue dominado.

A partir de ese instante, sin que las ofensivas se ocultaran como lo demuestra el hecho de ver embasados en todos los turnos al bate durante los primeros cinco episodios, el pitcheo apretó tuercas desvaneciendo posibilidades. Y en el sexto, una seria amenaza del Rivas fue embotellada por Iván Marín, iniciando un doble play con brillante atrapada, adecuado giro y preciso disparo a segunda, para que lo completara Martínez, dibujando otro cero en la pizarra.

En el octavo, Rivas sacó sus cañones contra Piña, y con el triple de Ofilio lo sacó del escenario asegurando el botín. Rigby y Carrero entraron cuando el campamento chinandegano era cubierto por las cenizas.

dplay@ibw.com.ni

 

Hoy es el segundo duelo jugándose en Chinandega.