•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si existe algo admirable del zurdo Moisés la “Cobra” Castro, 30 (13 KO)-21-4, es su desmedida disciplina, ese compromiso que asume para cada combate. Y aunque a sus 35 años sus reflejos han mermado y sus mejores tiempos son parte de la historia, es indiscutible su espíritu de lucha.

No obstante, de cara a su combate del próximo 25 de enero en el Puerto Salvador Allende, en la cartelera que organizará la promotora “Búfalo Boxing”, Danny Erazo, 6 (1 KO)-9-1, no será un rival fácil de vencer.

El favorito es la “Cobra”, no hay duda de eso, pero Valero representa una seria amenaza, que podría con la debida preparación y entrega en el cuadrilátero agriar la noche al experimentado peleador capitalino.

De Danny tengo el fresco recuerdo de aquel espectacular nocaut que propinó al venezolano Luis Valero, hermano del excampeón mundial, Edwin (q.e.p.d.).

Fue una guerra brutal que duró 0:52 segundos, tiempo suficiente para mostrar la explosividad que logró levantar de sus asientos a los aficionados del casino Pharaohs, el pasado 4 de marzo de 2011.

En esa oportunidad, Erazo fue enviado a la lona por un derechazo en el mismo despegue del primer asalto, pero segundos después fue el nica quien conectó potentes combinaciones de izquierda y derecha para apagarle las luces al venezolano.

El enfrentamiento de Castro y de Erazo será en las 130 libras y pactado a ocho asaltos. Desde el punto de vista de experiencia y de administración de recursos boxísticos y físicos, la “Cobra” tiene un paso adelante. El gran problema sería que su adversario lo cace con sus volados y provoque una sorpresa.