•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fallas que deben corregirse

 

En la vida el ser humano debe ser lo suficientemente humilde para reconocer sus triunfos y derrotas. Nada podemos hacer por sí solos, siempre necesitamos de esa ayuda, no importa si es mínima o máxima, porque al fin y al cabo simboliza que somos dependientes.

En el boxeo la esquina del peleador es importante, ahí se teje la estrategia a seguir, se replantean las acciones cuando no se ven los resultados y desde el punto de vista anímico el entrenador se convierte en un psicólogo que intenta inyectar optimismo a su pupilo.

En ese sentido, la esquina que en su pelea de título mundial 108 libras AMB, tuvo el prospecto Félix “Gemelo” Alvarado, era tan inocente como la misma experiencia del aguerrido peleador capitalino en reyertas de tanta importancia como la del pasado 31 de diciembre en Osaka, Japón.

Y no se trata de desenvainar espadas o criticar de forma destructiva, sino de señalar aspectos directos que en un futuro sirvan para corregir fallas que se cometieron y que fueron determinantes en las pretensiones de Alvarado.

Tampoco intento poner en el paredón al novel entrenador Sergio González, quien goza de mi admiración y considero que ha logrado avances significativos en su carrera por consolidarse como un hombre con destreza para dirigir peleas. Sin embargo, ¿y el resto de su séquito?

Por ejemplo, una gran falla fue no llevar una plancha metálica para bajar la inflamación del ojo izquierdo de Félix. “No podía ver bien y aún así presioné en todo momento”, dijo el púgil. Por supuesto que así fue, pero cuando su propio equipo de trabajo no prevé las situaciones, se vuelven un obstáculo.

Durante la transmisión de la pelea se observa al entrenador Sergio González subir al ring para poner vaselina y hablar con Alvarado, pero tampoco se vio la bolsa con hielo que se le pone al peleador en el cuello y cabeza, que sirve desinflamar y hasta llega a tener funciones de analgésico.

Un apunte importante que me brindó Mario García, quien fue apoderado de los campeones mundiales Juan Palacios y Luis Pérez, fue que durante los reportes desde Japón, se informó que Félix desayunaba pescado, que resulta ser un alimento ácido para el estómago de un atleta y no es recomendable ingerirlo como primera comida del día.

Lo de estar muy cerca del peso con semanas de anticipación, creo yo, no fue recomendable, aunque su equipo de trabajo sabe más y vio conveniente hacerlo así.

La realidad es que Félix y su séquito hicieron posiblemente todo bien previo a la pelea, pero arriba del ring esa noche, él peleó solo.