•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El futbolista alemán retirado Thomas Hitzlsperger, que reveló su homosexualidad, cree que habrá que recorrer "un largo camino" antes de que los jugadores abiertamente gays sean aceptados en la élite.

Hitzlsperger, de 31 años, anunció que era homosexual en la edición del miércoles del semanario alemán Die Zeit, provocando mensajes de apoyo de figuras del deporte y la política de toda Europa.

"Tenemos un largo camino que recorrer porque tememos las reacciones", dijo este jueves a la BBC británica Hitzlsperger, 52 veces internacional con Alemania.

"No puedo imaginarme jugar al fútbol y haber hecho ésto al mismo tiempo".

Hitzlsperger, que jugó en Inglaterra (Aston Villa, Everton), Alemania (Stuttgart) e Italia (Lazio), se suma a un pequeño grupo de futbolistas que se dijeron homosexuales.

Entre ellos está el delantero inglés Justin Fashanu, el primero quizás, que se dijo gay en 1990 cuando todavía jugaba y se suicidó en 1998; el futbolista de divisiones inferiores sueco Anton Hysen y el ex internacional estadounidense Robbie Rogers, que juega en Los Angeles Galaxy de su país.

Hitzlsperger dijo que no quiso admitirlo mientras jugaba por miedo, pero espera que su paso prepare el terreno a otros futbolistas homosexuales.

"Sé que para mi familia y mis amigos no es importante", dijo en un video en su página web personal.

"Es importante para los homófobos, para aquellos que discriminan a los otros en virtud de su orientación sexual, estos deben saber que cuentan con un adversario más", declaró el futbolista, de 31 años, que con su iniciativa ha roto un tabú en el fútbol alemán, el de la homosexualidad en el deporte profesional.

"Para mí, era el momento oportuno. Puse fin a mi carrera como futbolista en activo hace seis meses, ahora estoy en una nueva etapa de mi vida y deseo utilizar este tiempo para hablar de mi experiencia como futbolista pro homosexual", explicó Hitzlsperger en un video de casi cinco minutos de duración publicado en internet.

El deportista, que se retiró en setiembre por una lesión, explicó que es difícil saber si hay homofobia en el fútbol.

"Es difícil saberlo" porque "hasta ahora no ha habido un jugador abiertamente homosexual en una liga europea".

El basquetbolista británico John Amaechi -que "salió del armario" en 2007, cuando ya no jugaba en la liga profesional estadounidense (NBA)-, dijo que el ambiente "venenoso" del fútbol hace difícil que los jugadores se sinceren.

"El fútbol es venenoso, y no sólo para los gays", dijo a la BBC.

"Es venenoso para los asiáticos que quieren jugar, es venenoso para las mujeres que quieren dirigirlo, es venenoso para los negros que quieren hacer cualquier otra cosa que no sea jugar", estimó.

"Si queremos ver a gente saliendo del armario y jugando lo mejor que saben porque pueden ser quienes son, primero habrá que cambiar la cultura del fútbol".

El entrenador español del Everton inglés, Roberto Martinez, se solidarizó con Hitzlsperger: "Apoyamos la decisión de Thomas de ser feliz como persona, de salir del armario y de decir lo que dijo".

"Es importante en cualquier faceta de la vida, no sólo en el deporte. Debes ser quien eres y ser capaz de expresar tu sexualidad", sentenció.