•  |
  •  |
  • END

Sin dejar duda que son los mejores, los equipos de Costa Rica se ratificaron como monarcas del Open Centroamericano de Voleibol de Playa, realizado por tercer año consecutivo por la Federación Nicaragüense de Voleibol, en Barceló Montelimar.

Los ticos subieron primero en el podium en varones y mujeres, como ha ocurrido en las dos ediciones anteriores de este Open, pero esta vez Guatemala fue segundo en masculino y otro equipo de Costa Rica tercero, mientras Nicaragua ocupó el cuarto.

En femenino el dominio fue más evidente de las costarricenses, pues hicieron el uno y dos en los primeros puestos y las nicas capturaron el tercer lugar.

José Suárez-Andrés López y Marianela Alfaro y Heidy Valverde lograron los trofeos y los premios del primero lugar, otorgándole el tercer título a Costa Rica en igual número de torneos. Jorge Bolaños y Alberto Ozuna, de Guatemala, quedaron en segundo y en tercero Rafael Araya y Esteban Jiménez.

En mujeres el segundo puesto fue para Carolina Leandro y Mariela Quezada, de Costa Rica, quienes en semifinal se impusieron a Laura Alfaro-Cindy Campos.

En la otra semifinal la pareja nica, Heidy Traña y Heydi Rostrán, no pudieron ante las campeonas Alfaro-Valderde y cayeron 21-11. Pero las locales ganaron 21-15 en el duelo por el tercer lugar a Laura Alfaro y Cindy Campos.

La lucha por los primeros lugares, desde el repechaje y las semifinales fue emocionante, con la pareja nicaragüense Omar Peña y Danny López ganando 21-19 a la pareja de Costa Rica, Álvaro-Koen, pero en semifinales Peña-López cayeron ante los campeones José Suárez y Andrés López, de Costa Rica.

Los duelos por el título del torneo cumplieron con la expectativa, con jugadores de mucho nivel y bastante fogueo internacional.

Marianela y Valverde mostraron una gran defensa, con jugadas que arrancaron los aplausos de los asistentes, al igual que sus rivales Leandro-Quezada.

La diferencia en la final, que terminó 21-12 y 21-16, fue la eficacia en los saques de Marianela-Valverde, además que seguían todo balón complicado y tocaron con precisión al fondo de la cancha, donde sus rivales no podían llegar.