•  |
  •  |
  • END

El club de la UNAN-Managua grabó su nombre en la historia reciente del fútbol femenino de Primera División venciendo ayer en tanda de penales (4-3) a las Jaguares de la UAM, y se proclamaron como pentacampeonas nacionales, únicas con esa distinción en el balompié nacional de mujeres.

El partido fue una réplica exacta del primero. Terminaron sin goles después de los 90 minutos reglamentarios, pero esta vez era necesario alargarse a los treinta de tiempo extra y a los penaltis, para definir a las campeonas ante la anémica ofensiva.

Pero siendo justos, el duelo careció de ideas, se tornó aburrido y hasta muy friccionado en el intento que hacía cada equipo para ofrecer lo mejor y vencer a sus rivales. No obstante, faltó mucho fútbol digno de una final.

Méritos a la UAM que a su manera anuló por mucho a la UNAN, considerada favorita a llevarse el título por tener un plantel más formado, con jugadoras como Modesta Rojas, Marjorie Pérez, Arlen Medrano, Gretchin Reyes y Jessica Morales, que pesan en el juego de cualquier conjunto.

En medio de la deficiencia colectiva hubo destacadas actuaciones, como la de Anielka Carvajal, defensa de la UAM, quien frenó muchas veces a Modesta, recortó los intentos de ataques de la UNAN y por poco anota con un cobro de balón parado que dio en el paral.

La UAM dependió del contragolpe, aunque por ratitos tenía algunos chispazos de buen juego cuando llegaba por la derecha con Wendy Flores. Pero como ocurría con la UNAN-Managua, cuando llegaba cerca de los 16-50, le faltó acompañamiento, los nervios la mataban o faltaba alguien que tuviera dirección y fuerza en sus disparos para superar a la experimentada Medrano.

Modesta tuvo algunas opciones de gol en el primero y segundo tiempo, pero la presión por la marcación o las ansias de anotar le hizo fallar por mucho. Tampoco fue la única que perdió chances, Pérez hizo lo mismo al igual que otras dos.

Del tiempo reglamentario queda poco por decir, basta resumir que acumularon más de 210 minutos sin goles, incluyendo los dos juegos y los treinta de tiempo extra.

Por eso se esperaba con más emoción la tanda de penales. Pero fue increíble ver cómo de los primeros siete disparos entre los dos equipos, solo Jessica Morales anotó.

El duelo se empató 2-2 en los cinco primeros disparos, por lo que se fueron una a una a cobrar hasta que alguien fallara.

Por la UNAN anotó el tercero Javiera Morales y el cuarto Arlen Medrano, quien dio la victoria en todo el sentido de la palabra, porque había parado dos disparos. Carla Rodríguez marcó el tercero por la UAM y Cristel Pérez falló el tiro por el título.