•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Los Rays no han muerto y los Filis no se han coronado. Anoche, el suspenso quedó colgado y mojado sobre la ansiosa multitud, al ser detenido el juego con el marcador 2-2, después del cañonazo de Carlos Peña contra Cole Hamels, impulsando a B. J. Upton.

Será hasta hoy a las seis de la tarde que el juego se reanudará con los Filis al ataque en el cierre del sexto inning, y obviamente, cambios en las colinas.

¿Qué es lo que vimos?.

Los Rays, que necesitaban urgentemente del mejor Scott Kazmir imaginable, se encontraron con un pitcher moviéndose en la incertidumbre, tratando de zigzaguear sombras, pidiendo a gritos una lámpara que le iluminara la zona de strike. Boleto a Werth, golpe a Utley y otras cuatro bolas malas a Burrell llenaron las bases con dos outs. Un excelente momento para la estocada de Shane Victorino al jardín izquierdo, remolcando par de carreras en el cierre de la primera entrada.

En la otra colina, el zurdo Cole Hamels se mostraba bien enfocado, combinando lanzamientos y desequilibrando con su cambio de velocidad. El hit de Iwamura con dos outs en el tercero no tuvo la menor trascendencia, pero en el cuarto, con un out, Peña y Longoria salieron del pozo de las frustraciones con doblete y sencillo, produciendo la primera carrera de los Rays.

Con la pizarra 2-1, Kazmir volvió a meterse en una complicación casi agobiante cuando llenó las bases con dos outs, para el turno de Chase Utley. Balanceándose sobre las brasas y cubierto por una pertinaz llovizna, Kazmir, quien se colocó detrás de Utley en cuenta de tres bolas y un strike, lo dominó con pitcheo bajo, obligándolo a batear hacia segunda base.

Sin brújula, Kazmir boleó a Howard y Burrell en el cierre del quinto, y el manager Maddon dijo “no más”. Entró Grant Balfour y colgó un gran cero neutralizando con elevados fáciles a Victorino, Feliz y Ruiz. Una vez más, la capacidad de producción de los Filis, saltaba hecha añicos en un momento cumbre para desnivelar la batalla.

Tampa, con Peña despierto, sacándole provecho a la agresividad y rapidez de Upton, empató el juego 2-2 en el inicio del sexto. Eliminados Iwamura y Crawford, B. J. Upton conectó hit al short y robó segunda. Carlos Peña, reconectado con la confianza, disparó hit al left y Upton, pese a la intensidad de la lluvia y lo pesado del terreno, vino hacia el plato como Michael Johnson en busca del oro en los 200 metros lisos.

Llovían tortugas y lagartos cuando se decidió que no se podía seguir, con el suspenso inflamándose.