•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hasta hoy, después de dos batallas, con un cambio de golpes, esta es una Serie Final sin rastro y sin rostro. Y es que sin pistas claras sobre las que transitar para especular, tanto en la victoria india 3-1, como en la sureña 4-1, no hay rastro que seguir, y cuando no se dispone de un “identikit” aproximado pese a todo lo visto, no hay rostro. Así que la final de esta Profesional es un gigantesco enigma, como el futuro del país.

¿Quién favorito? No tiene sentido, pero la brusca transformación de las consideraciones nos muestra a un Rivas severamente golpeado con las dudas rodeando a Darrell Campbell, con el intermedista Elmer Reyes fuera de combate para reportarse a su organización, y con el estelar tirador derecho Carlos Pérez Estrella, enseñando su escopeta fracturada consecuencia de un accidente en moto a una extraña hora de la madrugada.

Han sido dos partidos raramente “encapsulados”. El Bóer casi sin batear: 11 imparables en 17 entradas, un inning de tres hits y otro de dos, atornillado con 15 ceros, sin jonrones y 17 ponches en contra. La foto más conocida de Juan Castro es frunciendo el ceño, rascando su cabeza, buscando qué inventar.

Rivas, en tanto, amenaza y amenaza sin concretar. En el primer juego dispuso de cuatro posibilidades con dos a bordo, dos con bases llenas y perdió dos corredores circulando, y en el otro duelo que finalmente ganó, dejó dos veces las bases cargadas, y otras dos un par de corredores en los senderos. En total, el equipo sureño ha colocado 14 y 17 hombres sobre las bases, para 5 carreras, y tampoco batea jonrones.

El previo ligero favoritismo del Rivas se ha desvanecido. Su parte de atrás del line-up, con Flores tratando de batear a mano limpia, sin el swing de Reyes y con Rivas bajo observación, perdió capacidad de agresión y ha dejado de ser ventaja, así como la funcionalidad del infield sin Darrell Campbell en la esquina y sin Reyes en la media cuadra entre primera y segunda. Con Fox y Talavera, ese es otro infield.

¿Y qué decir de quedarte sin tu pitcher más confiable con cinco juegos pendientes? Sandy Koufax quería quitarse cada día el brazo zurdo para guardarlo en un congelador fuera del menor peligro, pero Pérez Estrella en moto, y posiblemente sin control de lo que hacía, se fractura el derecho y debilita el staff del Rivas.

Campuzano es un lead-off de 8-0, y entre Camilo, Urbina y Cazaña, producen apenas una carrera. El gran batazo indio es el doble de Sandor impulsador de tres carreras, en tanto Rivas tiene a Britton agitado y su bateo central ruidoso, aunque sin provocar daño.

Danilo Álvarez por la tribu y Elvin Orozco por los Gigantes esta tarde en el “Denis Martínez”. Lo que ha estado ocurriendo es tan borroso, que bloquea nuestra imaginación. Rivas ha dejado de ser el equipo compacto y el Bóer depende de chispazos. Lo verdaderamente rescatable ha sido el pitcheo, hasta hoy. Eso sí, más allá de distorsiones que enloquecen, todos queremos estar en las tribunas para ser testigos de la tercera batalla.

 

dplay@ibw.com.ni