•   Melbourne, Australia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El argentino Carlos Rodríguez, entrenador de la tenista china Na Li y antes de la belga Justine Henan, con la que ganó siete Grand Slams, afirma en una entrevista a la Agencia Efe que lo que caracteriza a su actual pupila, instalada ya en las semifinales del Abierto de Australia por cuarta vez, es su humildad, un físico que no vio en otras jugadoras y sus ganas de vencer el miedo tradicional de los deportistas chinos.

¿Qué caracteriza a Na Li y cómo es capaz de conseguir estos resultados con 31 años?

Una fuerza de voluntad y una generosidad al esfuerzo y al trabajo y mucha humildad para querer mejorar, y ser mejor ya a su edad.

¿Fue muy difícil que ella entendiera sus métodos de trabajo?

Ha sido fácil para mí porque ella siempre quiere hacer todo y ha hecho muchos progresos. Pero por otra parte ha sido difícil para ella. Estructuralmente su cerebro es muy simple, a veces demasiado simple, pero al mismo tiempo es alguien muy inteligente. Y al no tener estructura y pensar tanto se produce un poco de desorden.

Esto es lo que hemos intentado tratar desde el principio, hacerle saber por qué juega al tenis, por qué es importante para ella estar aquí. A partir de ahí hay que hacerle entender lo que hace e intentar estructurarla un poquito más a nivel mental para que pueda controlar un poco más sus emociones.

¿Qué diferencias ve entre Justine Henan y Na Li?

Hay muchas diferencias, en el aspecto de juego y en el físico y mental. Pero el punto común es que se trata de dos personas relativamente reservadas, por diferentes razones, y eso hace que hoy Na Li parezca mucho más extrovertida que Justine. Es bonito verla cuando se muestra espontánea, porque normalmente es reservada, por humildad y por miedo. Y es ahí donde traté de ayudarla. Al chino no le han enseñado a expresarse ni a exponer sus sentimientos. Y eso si uno no lo tiene en una pista de tenis, está muerto, y ella tiene tanto para dar (...). Su problema es que no sabe cómo manejarlo.