•   Lyon, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Mónaco se clasificó este miércoles para los octavos de final de la copa francesa tras ganar por 3-0 al modesto Chasselay, de cuarta división, en un partido en el que el colombiano Radamel Falcao se retiró lesionado.

Falcao tuvo que abandonar el campo en camilla, justo antes del descanso, tras recibir una dura entrada de un defensor rival.

En el club del Principado se teme que el colombiano pueda tener afectados los ligamentos de su rodilla izquierda pero "habrá que esperar más pruebas en los próximos días para aclarar la naturaleza exacta de la lesión", según un comunicado del Mónaco.

"Cuando se juega contra un equipo de nivel inferior, éste va a jugar muy duro. Es normal y se lo advierto a mis jugadores, pero no es posible que el árbitro señale las faltas sin mostrar nunca tarjetas. Si Falcao tiene algo grave será culpa del árbitro", advirtió el técnico monegasco, Claudio Ranieri.

"Todo el mundo quiere jugar como en Inglaterra y dejar jugar. Aquí no es posible. El árbitro debe ver cuando hay una falta y pitarla, debe mostrar cartulina amarilla y después roja", añadió el entrenador en conferencia de prensa.

Por su parte, el jugador implicado en la jugada, el defensa Soner Ertek se mostró "contrariado". "Está a mi derecha y le entro para proteger la portería. Espero que no tenga nada grave. Aún lo sentiría más si se pierde el Mundial. Le deseo una buena recuperación", declaró el jugador.

Antes de esa jugada, el colombiano abrió el marcador en el minuto 29, y el joven Emmanuel Riviere, que sustituyó al lesionado Falcao, sentenció con dos tantos (63 y 73).

El Mónaco no tuvo problemas para imponerse a un rival muy inferior, en el que el único jugador destacable es el exfutbolista del Barcelona Ludovic Giuly, de 38 años.

El técnico del Mónaco, el italiano Claudio Ranieri, aprovechó el partido para dar minutos de juego al arquero argentino Sergio Romero, habitualmente suplente en los encuentros de liga y que necesita minutos de juego para poder acudir al mundial de Brasil.

El portero de la Albiceleste no tuvo excesivo trabajo, pero en las pocas ocasiones en las que se acercaron a su portería los jugadores del Chasselay, el arquero resolvió con diligencia.