•  |
  •  |
  • END

JOHN NADEL / AP
Andrew Bynum cumplió el lunes 21 años, la edad que le permite beber alcohol legalmente, y lo celebró con champán. Los Lakers de Los Ángeles esperan hacer un nuevo brindis con su joven astro en junio próximo para festejar un título.

Bynum fue la pieza que les faltó a los Lakers hace cuatro meses y medio, cuando sólo pudo mirar desde un costado de la cancha mientras los Celtics de Boston dominaban a los Lakers al pie del aro y los aplastaban por 131-92 en el sexto partido de la final de la NBA.

Los Celtics ganaron así su primer título en 22 años. Ni siquiera la presencia de Kobe Bryant, el Jugador Más Valioso de la temporada, pudo salvar a los Lakers. Ahora, Bynum está saludable y representa uno de los motivos por el que los Lakers son considerados favoritos para coronarse en esta campaña.

Los Lakers registraron una foja de 57-25 para coronarse en la Conferencia del Oeste la temporada anterior. Por ello tuvieron la ventaja de local en los playoffs, que se terminó cuando enfrentaron a los Celtics. "Esto es como una herida abierta'', dijo Jackson, acerca de la derrota por 39 puntos que sufrieron los Lakers el 17 de junio en Boston.

Sin duda ello ocurrió, pero con Bynum en buena forma, junto con el español Pau Gasol, de 2.13 metros de estatura, no parece haber muchos equipos que puedan desafiar a los Lakers al pie de la cesta, si es que los jugadores se mantienen saludables. Los Lakers comenzaron la campaña anterior dando tumbos. Pero después de un comienzo con un récord de 9-8 despegaron y ganaron 48 de sus últimos 65 duelos.

Bynum sufrió una lesión en una rodilla el 13 de enero, que puso fin a su participación en la temporada, justo cuando se estaba convirtiendo en uno de los mejores jugadores de la NBA sobre la zona pintada de la cancha.

Los Lakers adquirieron a Gasol, procedente de los Grizzlies de Memphis, tres semanas después, a fin de llenar ese hueco. Luego ganaron el Oeste y se colaron a la final. Gasol hizo un trabajo excelente, pero cuando llegó el enfrentamiento con los Celtics, los Lakers carecieron de la fuerza frente a las dos canastas para ganar la serie. Bynum parecería la solución a ese problema, aportando suficientes rebotes y bloqueos.

En el papel, los Lakers parecen mejores ahora que en cualquier otro momento reciente. Tienen talento y experiencia prácticamente en todas las posiciones.

El regreso de Bynum ha causado una complicación. Gasol dejará de ser pívot para ocupar una posición que le resulta más conocida, la de alero de poder, función que Odom abandonará para quedar en el banquillo, al menos al comienzo. Odom ha comenzado todos los partidos en los que ha jugado desde la temporada 2002-2003, así que deberá adaptarse a la plaza de reservista.

"Haré lo que sea necesario para el equipo, entrar desde la banca, ser entrenador, no sé, incluso la mascota'', dijo. "Me siento bien, es importante para mí mantener la energía positiva y ser una influencia buena en los vestidores''.


Los Lakers no ganan un campeonato desde que Bryant y Shaquille O'Neal los llevaron a tres títulos seguidos, de 2000 a 2002. La semana pasada Bryant indicó cuál es su meta con el equipo, un día después de sufrir una distensión en la rodilla derecha.

"Vi el anillo de campeón que pasó frente a mis ojos. Estaba muy preocupado (por la lesión)'', relató.