•   Sochi, Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las impresionantes medidas de seguridad de los Juegos de Sochi-2014 no han pasado desapercibidas para los deportistas latinoamericanos participantes en el evento, que han sentido la presencia de los 37.000 policías que hacen de la ciudad rusa el lugar más vigilado del mundo.

El temor a un atentado aumentó con los dos ataques suicidas que mataron a 34 personas a finales de diciembre en Volgogrado, situada a 700 km de Sochi.

Las medidas de seguridad se sienten antes incluso de aterrizar. Desde el avión se observa como cordones de soldados rodean el aeropuerto, con un efectivo cada 20 o 50 metros.
"Hay mucha seguridad"

Debido a la seguridad, tenes que pasar por escáneres siempre. Cuando entras a la Villa Olímpica te revisan el auto y hay que pasar las maletas como si fuera un aeropuerto. Hay mucha seguridad por lo que me siento segura", afirmó a la AFP la chilena Dominique Ohaco, participante en slopestyle, en esquí artístico.

La brasileña Isabel Clark, que con su noveno puesto en snowboard cross en Turín-2006 es la protagonista del mejor puesto de un deportista latinoamericano en la historia del evento, también nota un poco más de seguridad respecto a otros eventos.

"Aquí hay medidas de seguridad como en todas las Olimpiadas. Tal vez un poco más fuertes", señala la brasileña.

La paraguaya Julia Marino, que compite, igual que Dominique Ohaco, en la prueba de slopestyle de esquí artístico, también se siente segura.

"Creo que el Comié Olímpico Internacional está haciendo todo lo posible por la seguridad de los deportistas. Los métodos que han puesto de control son buenos y me siento segura en la Villa Olímpica", señaló.

Por su parte, el español Ander Mirambell, especialista de skeleton, también se siente tranquilo con las medidas adoptadas.

Sistema de seguridad infranqueable

"No son extremas. Cualquier medida de prevención es buena. Lo importante es la seguridad. Es un poco pesado todo el sistema de seguridad, pero es para que estemos tranquilos y podamos competir en las mejores condiciones. En esta vida no hay nada imposible, nada infranqueable, pero yo estoy tranquilo, no tengo ninguna preocupación", señala Mirambell.

Dos filas de barreras de hierro separan la orilla del Mar Negro con la Villa Olímpica y las fuerzas del orden tienen como camuflaje las ropas de los voluntarios.

Dos navíos de guerra estadounidenses llegaron el lunes al mar Negro, para contribuir al dispositivo de seguridad de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi.

Efectivos policiales por doquier

Los efectivos policiales son muy visibles en la carretera, de unos 50 km, que une las instalaciones olímpicas que están cerca del mar y el aeropuerto y las que están en las montañas, en Krasnaia Poliana.

Los Juegos se disputan a pocos centenares de kilómetros de las pequeñas e inestables repúblicas del Cáucaso Norte, donde las tropas rusas se enfrentan a una rebelión islamista.

El líder de este movimiento, Doku Umarov (dado por muerto por las autoridades el pasado 17 de enero), prometió el pasado julio que se impediría la celebración de los juegos "por todos los medios posibles", ya que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, pretende que sean un escaparate de todo el país.