•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Redacción deportes / EFE

El entrenador en jefe de los Seahawks de Seattle, Pete Carroll, 72 horas desde que su equipo ganó el 48 Super Bowl de la NFL, reiteró que nada cambiará dentro de la organización y están listos para revalidar el título.

Carroll y el Jugador Más Valioso (MVP) del Super Bowl, del partido que se disputó el pasado domingo en el MetLife Stadium, de East Rutherford (Nueva Jersey), con triunfo de 43-8 de los Seahawks, fueron el centro de atención en la reunión normal de trabajo que el equipo celebró como cada martes posterior a un encuentro.

Más longevo

Pero además también explicó que sería la última de la temporada y que los jugadores pudiesen recoger sus pertenencias del vestuario y comenzar las vacaciones, aunque todavía les quedará el desfile de homenaje por ser los nuevos campeones.

“Todos estamos felices por lo conseguido y de volver a reunirnos para demostrar que lo único que hicimos fue cumplir con nuestra responsabilidad y trabajo”, declaró Carroll, que a sus 61 años se convirtió en el tercero de mayor edad que consigue el título de Super Bowl y también el tercero que logra campeonatos nacionales en la competición universitaria y en la NFL.

Carroll destacó que dentro de la plantilla de los Seahawks hay profesionales muy disciplinados que saben perfectamente cuáles son sus responsabilidades, aunque sean aún muy jóvenes.

Jóvenes talentosos

El entrenador en jefe de los Seahawks dirige a una plantilla que es la cuarta más joven de la liga con promedio de 26 años y 175 días, que los dejaron como el equipo más joven en ganar un Super Bowl desde que en 1975, los Steelers de Pittsburgh también lograron el trofeo Vince Lombardi y al año siguiente también lo ganaron.

Ese es precisamente el objetivo que tiene Carroll y el resto del equipo, que todo siga igual la próxima temporada, ya que tendrán el núcleo principal de los jugadores campeones y más experiencia.

 

MVP de lujo

Malcolm Smith, ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP), fue el cuarto más joven en conseguirlo en la historia del Super Bowl.