•  |
  •  |
  • END

Una gran sorpresa se llevó el campeón mundial interino del CMB, Juan Palacios a su arribo a China ayer, cuando fue recibido por unos diez reporteros que lo esperaban para saber más de él y de su preparación frente a su defensa ante el japonés Teruo Misawa.

Fue todo lo contrario a lo que ocurrió en Nicaragua cuando partió rumbo a Chengdu. Los periodistas asiáticos le preguntaron: ¿Pensó en la posibilidad de una derrota con Misawa?, y sin titubear, Palacios reaccionó diciendo “no vengo desde lejos a perder. No pasé dos días viajando en avión para sólo a entregar la corona”.

“Que Misawa se prepare porque va con uno que sí es bueno de verdad. Y mientras Dios me permita, mientras esté Juan en las 105 no habrá nadie mejor que él en esa categoría”, advirtió el púgil pinolero, mientras traducía Kendrick García, hijo del apoderado Mario García, y miembro del equipo de trabajo que acompaña al monarca en China.

Según explica el propio Kendrick, fue un recibimiento en el que estuvieron aficionados tomándole fotos a Palacios, funcionarios de Don King Productions y una buena cantidad de reporteros, que ofrecieron un ambiente muy emotivo para el monarca interino de las 105 libras del CMB.

Palacios llegó en 109 libras a China a pesar de que no se restringió en la comida en casi dos días de viaje desde Nicaragua. Claro, ingirió alimentos balanceados en proteínas y bastante agua, además corrió un poco en Los Ángeles el jueves e hizo en las primeras horas de la mañana del viernes, en Chengdu.

Entrenaría ayer por la tarde y no dudaban que saliera en 107 o incluso 106 libras, para estar muy cerca del peso, a casi una semana de la pelea con Misawa.

Para hoy está programado un entrenamiento abierto para que la prensa deportiva pueda tener acceso al nicaragüense en plena faena de trabajo.

“Me siento muy fuerte, con ganas de entrenar y lo mejor es que con la preparación que llegue voy a estar comiendo como lo habíamos planeado, sin sacrificar para nada mi cuerpo”, expresó Palacios desde su habitación en China.

“Fue emocionante ver tanta gente esperándome en el aeropuerto. Eso me motiva más a demostrar que soy un campeón para rato en esta categoría”, concluyó.