•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • EL PAIS

Los extraños cauces del fútbol han convertido al segundo partido del doble derbi de la semifinal de Copa en algo parecido a un epílogo, prolongación formal adherida al 3-0 de la ida en el Bernabéu. El Madrid visita hoy al Atlético con una ventaja tan sustancial que se hace difícil imaginar una revuelta exitosa del rojiblanco.

A falta de incertidumbre en el resultado de la eliminatoria, el encuentro presenta, fundamentalmente, alicientes simbólicos. Se miden dos de los tres equipos que gobiernan la Liga en igualdad de puntos, y esto es algo que no sucedía desde la temporada 82-83 a estas alturas de febrero.

¿Dejará secuelas?

El desarrollo del partido puede dejar secuelas en un campeonato que se aproxima a su desenlace. Está en juego la moral --nada menos-- de los contendientes. Los rojiblancos necesitan reafirmarse de que son capaces de competir con cualquiera por cualquier título. Los madridistas buscan acentuar la progresión que enseñan desde que inició este 2014.

A menos que el juego reserve otra vuelta de tuerca, la trama señala que es el Atlético el equipo que más tiene que perder. Casi desechado el pase a la final, el grupo que dirige Simeone puede perder la autoestima que le ha brindado tanta energía en los últimos tiempos si el Madrid le vence de nuevo.