•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Estarán de acuerdo en que Román “Chocolatito” González (38-0, 31 KO) tiene una forma de atacar casi perfecta. Sus recursos técnicos son impresionantes, sobre el cuadrilátero parece un artista dibujando con maestría cada golpe que conecta, sin embargo, el dos veces campeón mundial no es perfecto y tiene algunos defectos.

Poco importa su victoria contra Juan “Loquito” Kantún, el resultado era la crónica de una derrota anunciada para el mexicano. Aquí lo valioso era ver la evolución de Román en la categoría mosca (112 libras) en la que pretende coronarse Tricampeón Mundial.

Menos velocidad

El subir de minimosca (108 libras) a peso mosca, es lógico que tuviera sus efectos negativos para el nica, pero son solucionables. Sin duda que la velocidad de manos del pinolero ha disminuido, y aunque su frecuencia de nocauts (84.21% de sus victorias son por la vía rápida) se ha mantenido en las últimas peleas a pesar del cambio de categoría, sus golpes lucen menos contundentes.

Otro defecto evidente en Román es la falta de astucia en ciertos momentos de los combates. A veces se queda estacionado con las manos alzadas para defenderse del golpeo de sus contrincantes y en ocasiones traga golpes de manera innecesaria.

Independientemente

de que los rivales no peguen fuerte, el nica no debe permitirles libertades. Bien podría realizar movimientos laterales y manejar la distancia para defenderse mejor.

A pesar de esos pequeños defectos, a Román le basta y sobra su talento para derrotar a los campeones moscas Juan Carlos Reveco, Akira Yaegashi y Juan Francisco el “Gallo” Estrada, el último es el rival más complicado, pero con una preparación física intensa, que (si) le permite a González rendir los 12 rounds en alta competitividad es seguro el triunfo.

Debe mejorar

Aunque Arnulfo Obando, entrenador del pinolero, considera que Román no ha perdido velocidad, sí cree que su pupilo debe mejorar.

“Muchas veces Román, cuando se da cuenta de que el adversario no le hace daño, se atiene mucho. En el cuarto round del combate contra Kantún le dije: ‘Hay que terminar este combate rápido, tenés un compromiso en Japón, te pueden hacer un corte y se puede perder el chance’. Entonces comenzó a presionar y vieron lo que pasó”, dijo Obando.

“Román no quiso finiquitar rápido el combate. Kantún dijo que Román le metió un gancho en el primer asalto que le hizo mucho daño. Nosotros nos dimos cuenta, pero él (“Chocolatito”) quería caminar unos cuantos rounds”, agregó.

El entrenador con más peleas de título mundial en Nicaragua está claro que ante la posible revancha contra Estrada, la preparación tiene que ser tres veces superior.

“Todo el equipo sabemos que contra Estrada tiene que haber una preparación rigurosa, no será una como las que hacemos comúnmente porque es un rival de cuidado”, indicó Obando.

 

Estrada recuerda

Juan Francisco el “Gallo” Estrada volvió a mostrar sus intenciones de enfrentar a Román González. “Quiero enfrentarme a los mejores, además del ‘Chocolatico’, quien me ganó y quiero sacarme la espina”, dijo el azteca.

 

Espina clavada

“Tengo una espina clavada con él (Román González), porque la primera vez que lo enfrenté yo le gané, pero los jueces se la dieron a él porque era campeón y estaba invicto. Ahora espero enfrentarlo de nuevo a finales de año o el próximo”, dijo ayer en Panamá, Juan Francisco el “Gallo” Estrada.