•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

dplay@ibw.com.ni

 

Ver caer al Arsenal 2-0 frente al poderoso Bayern, fue algo así como la derrota en su versión más cruel. El equipo inglés, pesadilla para los equipos de Guardiola jugando como local, inició el juego con atrevimiento, flexibilidad, capacidad de llegada y fortaleza. No esperaba el Bayern de Munich ser sometido a tan intensa presión, pero Ozil, fallando un penal atajado por Neuer, cortó la inspiración y derritió el crecimiento.

200214 resultados

Alaba también perdió un penal en la acera del otro lado, pero el Arsenal, recortado el impulso, se vio súbitamente con un hombre menos al ser expulsado el joven y eficiente arquero Szezesny en el minuto 37, obligando al técnico Wegner a prescindir de Cazorla, un pilar. ¿Se imaginan tener que pelearle al Bayern, siempre inmenso aún sin Ribery, con 10 hombres? Fue como quitarle la honda a David tratando de tumbar a Goliat.

Más compacto

Equipo compacto, el temible Bayern con Phillip Lahm como medio centro trazando una geometría magistral, se fue acomodando hasta imponer su presencia y contundencia, replegando al Arsenal contra su cabaña después del 0-0 en el primer tiempo. El gol de Kroos, un taponazo de derecha que describió una curva seductora, abrió el marcador a los 54 minutos.

¡Qué definición!

¡Qué frialdad y certeza la de Kroos golpeando con su botín derecho esa entrega rasante de Robben, incrustando la pelota en la escuadra superior izquierda! Se despejaba la intriga y el futuro quedaba en manos del equipo de Munich. El dominio se fue ampliando, pero el Bayern veía pasar el tiempo sin concretar, con la cabeza de Guardiola girando frenéticamente sobre su cuello mostrando la desesperación que lo aguijoneaba.

No importa contabilizar cuántas oportunidades malogró el Bayern con el Arsenal jadeando, sintiéndose como los espartanos en las Termopilas. La pelota no entraba, y el 1-0 permanecía en la pizarra como señal de impotencia. El gol de cabeza de Müller en el minuto 87 sepultó la multiplicación de esfuerzos del Arsenal, sellando el marcador.

¡Por fin, Guardiola pudo obtener una victoria en casa del Arsenal durante una Champions! No lo hizo con aquel Barsa, viendo desvanecerse ventajas por 2-0 y 1-0, pero lo consiguió con este Bayern, por ahora, el equipo más difícil de vencer en el planeta fútbol.

 

Mató Costa

Una sensacional atajada del joven arquero belga Courtois, y el gol del brasileño Diego Costa en el minuto 83, facilitaron el triunfo del Atlético de Madrid sobre el Milán, enmudeciendo el estadio de San Siro. La victoria no cierra estos octavos de final, pero de regreso a casa, el Atlético debe sentir que tiene un pie en cuartos. Atravesando por un largo mal momento en Italia, este Milán manejado por Seedorf supo pelear el juego, pero no ganarlo.