•  |
  •  |
  • END

Una vez concluidas las elecciones para el ejecutivo del Comité Olímpico, que fueron impugnadas desde su inicio, los rostros de los ratificados eran inexpresivos, sin alguna sonrisa de satisfacción por ser ganadores.

Julio Rocha fue electo presidente para un cuarto período, superando 18 votos a 15, con uno nulo, a Emmett Lang, quien reclamó por la exclusión de siete federaciones deportivas, como las de motociclismo, boliche, Federación universitaria, billar, caza y pesca, triatlón y la federación de la Policía, que el mismo Comité Olímpico reconocía en La Gaceta número 24 del 4 de febrero de 2004, en que se publicaron los Estatutos del CON.

Tampoco se permitió que un delegado del Ministerio de Gobernación presentara los documentos certificados de los miembros que el mismo CON tenía reconocidos y, por ende, podían reclamar sus derechos, pero olímpicamente se los quitaron porque no les convenía para la continuidad.

Emmett Lang reconoció la derrota. “En términos de votos de las federaciones que estaban presentes, Julio tuvo más votos”. Un total de 34 miembros ejercieron el derecho que se les dio para votar.

“Siento y fue obvio el atropello y maltrato que hicieron para muchos federados. Hubo una terrible injusticia porque gente de deporte son excluidos, cuando hace seis años los incluían y ahora no. Hay que darle al CON y al movimiento federado más transparencia, más justeza, tener más credibilidad”.

“Creo que es importante pensar en deporte. No se puede seguir creyendo que con exclusiones podemos mejorar, se equivocan”.

Lang espera que a partir del lunes se tengan algunos resultados de la impugnación que se hizo, y si después de los procesos pertinentes, que pudieran llegar hasta el Comité Olímpico Internacional, se ordena hacer otras elecciones, volverá a postularse.

“No está escrita la última palabra. Le doy chance al deporte y los jóvenes. Hay que recurrir porque aquí hay derechos violados de una institución llamada Comité Olímpico y derechos de los atletas y deportistas que están participando, dirigentes que son excluidos”, aclaró.

Otra vez todo se hizo a puerta cerrada y con miembros de seguridad contratados, sólo admitían al que les convenía. Los cronistas quedaron fuera.

Repitió la mayoría de los miembros del ejecutivo anterior. Se ratificaron los vicepresidentes William Genet, Henry Bone, Roberto Espinoza, junto con Walter Martínez y María Antonieta Ocón, que ascendieron desde las vocalías. Félix Correa copó todo el secretariado. Antes era el Ejecutivo y ahora es el General. Eduardo Abdalah pasó de vicepresidente a Tesorero, porque ya Jaime Arellano salió del panorama.

Julio Rodríguez Miranda, del boxeo aficionado y Jaime Leiva, del tenis de mesa, son los vocales.

Presentaron a un comité de escrutinio, integrado por los licenciados Jorge López y Alma Delia Miranda, con el doctor René Morales, de Medicina Deportiva.

Esperábamos que avalara alguien al menos de la Organización Deportiva Centroamericana, Ordeca, como en 2001, pero los que manejan el ejecutivo del CON hicieron lo que les convenía. Incluso Rocha admitió que él juramentó.

Esperemos los resultados de la impugnación.