•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ha pasado medio siglo, pero quienes vivimos el momento, creemos que fue ayer. Ahí estaba Sonny Liston, el todopoderoso del casillero pesado, derrumbado en la butaca de su esquina con un ojo cerrado y el otro de mirada asustada, sin poder atender el llamado de la campana para el round siete, mientras el joven Cassius Clay saltaba y gesticulaba agitando sus brazos como si quisiera golpear al mundo, dando la impresión de estar al borde de un ataque de histerismo. Angelo Dundee y Budini Brown trataban de sujetarlo.

Qué lejos está aquel 25 de febrero de 1964, con el Centro de Convenciones en Miami echando humo. “Cumplí. Lo humillé, lo desarmé, lo obligué a abandonar. Les dije que se prepararan para admirarme y aquí estoy. Voy a hacer historia”, gritó el joven de 22 años, luego de salir ileso del laberinto con su puño en alto.

Obviamente, nadie creyó en sus vaticinios. Alto, flexible, con una astucia natural, sin temor al riesgo, dueño de una confianza exuberante en él mismo, manejando como un estilete su jab zurdo, utilizando adecuadamente el acompañamiento de la derecha, con piernas rápidas para entrar y salir a la zona de fuego, y mostrando una rara habilidad al pelear en reversa, Clay mantuvo preocupado en todo instante al “oso” Liston, inutilizando sus movimientos, y no dándole oportunidad para sus descargas.

Se pensó que con el tiempo en contra a lo largo de 15 asaltos, Clay no podría escapar a la destrucción pese a sus recursos, pero era Liston, noqueador de sus últimos cinco rivales, quien no podía salir de la complicada telaraña. Para el cuarto asalto, el ojo izquierdo del Campeón estaba hinchado y sangraba. Las perspectivas habían cambiado con Clay agigantado, gobernando el cuadrilátero.

Antes del sexto asalto, el retador se quejó de un ardor en los ojos, y Dundee acusó a Liston de usar sustancia en sus guantes. Pese a eso, Clay dominó el asalto, y con su furia “confiscada”, el Campeón --que murió en circunstancias extrañas el 30 de diciembre de 1970-- decidió no salir a pelear en el séptimo.

El boxeo mundial se sintió estremecido por un estallido. Cassius Clay, ahora dramáticamente afectado por el Mal de Parkinson, había abierto las puertas de la grandiosidad para hacer historia, para convertirse en leyenda.

 

Alí en cifras

56 victorias con 5 derrotas y 37 nocauts, fue el récord que construyó Muhammad Alí en su gloriosa carrera boxística, que le ha permitido ser calificado como el mejor peso pesado de todos los tiempos.