•  |
  •  |
  • END

Enviado especial a Sao Paulo

Felipe Massa quiere que el Gran Premio de Brasil, en el que se juega el título con Lewis Hamilton, sea no apto para cardiacos. El piloto brasileño consiguió la pole position ante el delirio de sus seguidores por delante del sorprendente Jarno Trulli, mientras que Fernando Alonso saldrá sexto.

Hamilton, al que le basta con llegar quinto en Interlagos siempre que gane Massa, tuvo que conformarse con el cuarto mejor tiempo y compartirá la segunda fila de la parrilla con Kimi Raikkonen, mientras que desde la tercera saldrán Kovalainen y Alonso.

Previsiones de lluvia
Lo cierto es que a Hamilton, al que más de una vez le han traicionado los nervios en momentos clave, se le han complicado las cosas. Tendrá a tres pilotos por delante en la parrilla y a Alonso justo a sus espaldas, y aunque la lógica dice que será campeón, ya que le bastaría con ser quinto siempre y cuando ganara Massa, no hay que descartar la sorpresa.

La carrera, pues, promete ser apasionante. Y más cuando hay previsiones de lluvia, más altas en el ecuador de la prueba. El líquido elemento perjudicaría en este caso a Massa, que no se siente a gusto con el asfalto mojado. Pero lo cierto es que en seco el brasileño estuvo sensacional. Tenía la pole asegurada pero fue capaz de mejorar todavía más su registro en un último intento, dejando claro que es el gran favorito a la victoria y llevando el delirio a las repletas gradas del circuito. Es la decimoquinta pole de su carrera y la sexta de la presente temporada.


Alonso perdió dos décimas
Jarno Trulli, que se sobrepuso a un resfriado y volvió a hacer gala de su talento como calificador, y Kimi Raikkonen, que parece haber recuperado la competitividad cuando Ferrari más lo necesita, se colaron entre los primeros en la parrilla.

Y la cosa podía haber sido todavía peor para Hamilton si Alonso no hubiera perdido dos décimas en el último sector cuando daba su vuelta rápida en la Q3. Sin ese pequeño error Fernando habría estado, muy probablemente, por delante de su ex compañero de equipo y la emoción habría sido ya máxima. El asturiano compartirá la tercera fila de la parrilla con Heikki Kovalainen, que será el gran aliado de Hamilton en Interlagos.