•  |
  •  |
  • END

En su segundo intento por conquistar un título mundial de boxeo, el pinolero Nerys Espinoza llegó sin pólvora a su cita con el mexicano Ulises “Archi” Solís, quien lo derrotó por unanimidad y retuvo su título mundial minimosca de la Federación Internacional de Boxeo, FIB.

El combate estelar de la cartelera “Noche de Campeones”, de Zanfer Boxing, que fue organizada en La Feria de San Marcos, en Aguascalientes, México, fue dominado ampliamente por el mexicano, quien dio los mejores golpes, incluso le dio dos “knock downs”, en los rounds 3 y 9 al pinolero, que consiguió pocos golpes de consideración.

Las tarjetas 115-109 y 117-107, 118-107, hablan claramente de la ventaja del azteca, quien hizo una excelente presentación, y no dejó dudas de su triunfo.

Los dos primeros rounds fueron la mejor presentación de Nerys, especialmente en el segundo asalto, cuando se produjo un choque de cabezas que provocó un corte en la ceja izquierda del mexicano. Incluso, en el asalto le quitaron un punto al local por golpe bajo en los instantes en que Nerys se entusiasmó por la herida de su adversario.

La primera caída de Nerys se produjo en la parte final del tercer round, cuando un zurdazo aflojó las piernas del pinolero, quien no cayó a la lona al asirse de las cuerdas, y recibió el conteo de pie.

A lo largo de la pelea se notó a Nerys con poca potencia en sus golpes, estaba fuera de distancia y sus condiciones se debilitaba rápidamente, quizá por el esfuerzo por hacer el peso. Recuerden que en la báscula pesó 107 libras y ¼ y el mexicano 108. Ayer por la mañana hubo otro pesaje.

La mayoría de los golpes del nica quedaban en el cuerpo del mexicano, quien pasaba bien los golpes y recurría a los amarres cuando la situación se le complicaba.

“Con esos amarres no dejaba combinar mis manos cuando lo puse en malas condiciones”, dijo Nerys a los colegas de radio Nicaragua, momentos después de conocer el fallo de los jueces.

Ya a la altura del séptimo round, con las tarjetas volcadas al lado del mexicano, ambos intercambiaron zurdas potentes y mostraban cansancio por el ajetreo.

Dio la impresión de que en el noveno round se acabaría el combate, ya que en el primer minuto del asalto, Ulises Solís prendió con un potente derechazo a Neris, quien se fue a la lona y le agarró las piernas a su rival... El mexicano trató de rematar, pero Nerys se las arregló para sobrevivir, amarrado de la cintura, lo que le costó que le quitaran un punto. Podría decirse incluso, que el árbitro evitó que cayera, ya que estaba aturdido e indefenso.

Del Nerys Espinoza que se fajó fuerte en 2005 con el panameño Araña Vásquez, no había similitud. Estaba sin “pólvora” y sin fuerzas para capturar el título mundial.

El mexicano Solís, que se mostró potente y con buena técnica, dejó su récord en 28 victorias, una derrota y 20 KO. Nerys queda con 25-5, 18 nocaut.