•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Sin castigo no hay salvación, y sin salvación no hay renacimiento”, dice Dimitri en uno de los momentos de reflexión que muestra la magistral obra de Dostoievsky, Los hermanos Karamazov. Vale eso para un pelotero cargado de electricidad y en pleno proceso evolutivo como lo es Everth Cabrera, saliendo de un castigo de 50 juegos por haberse involucrado con la Clínica Biogénesis en Florida, que facilitaba alteraciones para mejorar el rendimiento.

Ahora, cumplido el castigo, Everth reactivado, busca su renacimiento y sobre eso escribe el analista de la revista Sports Illustrated, Jay Jaffe, apuntando con llamativa seguridad “Prepárense para ver en este 2014 al joven de 27 años, Everth Cabrera, bateador ambidiestro, retomar su rendimiento donde lo dejó antes de ser suspendido”. Un vaticinio directo de alguien que sentado sobre su amplia experiencia y vastos conocimientos, cree en el pinolero que cubre el short de los Padres de San Diego.

Cifras llamativas

“Cabrera había exhibido su velocidad con 44 robos en 48 intentos durante 2012, aunque como bateador de apertura, necesitaba conseguir mayor efectividad. Everth registraba 240 puntos en 1,137 turnos entre 2009 y 2012, pero tuvo un comienzo fuerte con 305 de average en 2013, recibiendo 32 bases en 317 veces al bate, y reduciendo su frecuencia en ponches del 24.5 a 15.9 por ciento. En los últimos días de mayo, antes de ver recortarse la temporada con 283 puntos y 37 robos, fue incluido para el Juego de Estrellas”, explica Jaffe en su enfoque.

Inevitablemente, una intriga queda girando alrededor de un atleta acusado de usar estimulantes al ser reinstalado. Es natural preguntarse: ¿Cómo funcionará? Jaffe no titubea al considerar que volverá a ser el pelotero agresivo de progreso sostenido que estábamos viendo y disfrutando, y aquí también lo creemos, no por ser de los nuestros, sino por encontrarse en plenitud de forma “puliendo” sus habilidades.

Punto de ebullición

Y está ese resquemor, tan útil para garantizar la superación frente al nuevo reto. Fue fácil observarlo antes de su regreso a Estados Unidos. Era un Everth ansioso por estar metido en la pelea, interesado en mostrarse, confiando en sus proyecciones. Y es que cuando tratas de sacarte la espina, crece la motivación.

Con 27 años y suficientes facultades resplandeciendo, el potencial está por alcanzar el punto de ebullición. Y eso es lo que esperamos de Everth Cabrera en la temporada de 2014, un rendimiento que lo establezca como respetable en todos los aspectos del juego.

 

A mejorar

Sometido a una valoración sobre sus proyecciones en un análisis, Cabrera debe seguir destacándose a base de su velocidad.

El nica se entrenó desde que fue suspendido en julio pasado. “No quiero dejar duda que puedo hacer mejor las cosas”.

 

60

bases robadas se estima que logre en este 2014 el short de los Padres, Everth Cabrera