•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Hace un par de años, en la final de la Eurocopa realizada en Kiev, España juntó ese arte tan bien cultivado en los últimos años con su vieja furia, y trituró a Italia 4-0 con cañoneo de Silva, Jordi, Torres y Mata. Los caminos hacia la red, tan cerrados en el Mundial de Suráfrica, excepto para Villa, fueron abiertos brusca y ruidosamente por una España restablecida en su fogosidad, conquistando su segunda Euro y su tercer gran título consecutivo, agregando la Copa del Mundo.

Ayer, con un 70% de posesión, haciendo más trazos con el balón que los puedan verse en la mesa arquitectónica de Calatrava, mostrando un medio campo más flexible que la cintura de Beyoncé, realizando 22 disparos, tuvo que conformarse con un apretado triunfo 1-0 sobre Italia. Gol de Pedro, con zurdazo que no pudo bloquear Buffon en el minuto 63.

Una advertencia

La capacidad de recuperación, de contención y de proyección de un medio campo tan funcional, más dinámico con el ingreso del Chino Silva, fue decisivo para sujetar a Italia en solo cuatro intentos contra la cabaña española, y aunque Diego Costa con su esforzado accionar no pudo fabricarse espacios ni conseguir posiciones de tiro, una estupenda combinación entre Iniesta con un tacón maestro, y Silva, proporcionó la posibilidad que aprovechó el olfato y la precisión de Pedro, asestando esa estocada de zurda que dobló a Buffon y escapó al fondo de la cabaña. Sin obviar una pelota italiana devuelta por el poste derecho de Casillas en el primer tiempo, España, dejando atrás el hundimiento en la Copa Confederaciones, se mostró como gran

competidor.

Otras señales

La incidencia de Cristiano marcando dos goles en la goleada de Portugal 5-1 contra Camerún; el impacto que provoca Neymar con Brasil, certificado con esos tres goles en la victoria por 5-0 sobre Suráfrica, agregando los de Oscar y Fernandinho; el raro oscurecimiento de la fluida y fogosa delantera de Argentina encabezada por Messi, reducida por Rumania a un 0-0; la victoria 2-0 de Francia sobre Holanda con un Benzema siempre activado; y las derrotas de los clasificados, Ghana, Grecia, Estados Unidos, Irán y Bosnia, obligados a dormir con sus barbas en remojo.

 

Alemania sufre

Uno de los duelos más destacados de la jornada fue el que protagonizaron Alemania y Chile en Stuttgart. Mario Gotze aprovechó una mala ubicación defensiva y, con la cabeza bien alta, definió el 1 a 0.

31 Partidos tiene España sin perder en casa.

 

Marcadores

1 España, Italia 0

2 Francia, Holanda 0

1 Alemania, Chile 0