elnuevodiario.com.ni
  •   Sopot, Polonia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El nicaragüense Benjamín Véliz, el único atleta de su país en el Mundial de atletismo bajo techo, quedó eliminado este viernes en las series de 60 metros, con un crono decepcionante de 7.27, pero se mostró ilusionado por poder estar el próximo año en el Mundial al aire libre.

Allí, en Pekín, espera poder competir en los 400 metros, la que considera su mejor distancia, ya que cree que los 60 o los 100 metros son "demasiado rápidos" para sus condiciones.

"Hay que ser realistas, 60 y 100 son demasiado rápidos para mí. Vine aquí a pasar la experiencia, pero ahora tengo que ver cómo entrenar los 400. Voy a tratar de mejorar para no ir como invitado y clasificarme (para Pekín-2015) en mi boleto", declaró Véliz a la AFP al término de su participación en una serie que ganó el británico Richard Kilty (6.53).

"Es mi primera experiencia mundial y mi primera vez en Europa. La verdad es que, sinceramente, no esperé cómo me iba a salir, a pesar de que era mi primera vez. Esperaba mejor", admitió.

Véliz, de 22 años, sabía que tenía muy complicado luchar por el pase a semifinales, a las que sólo accedían los tres primeros de cada serie y los seis mejores tiempos del cómputo global de las series, donde él obtuvo el 39º mejor registro.

"Había entrenado para otra cosa. Hay que seguir trabajando y tengo que ponerme nuevas metas. Pido a la Federación (Nicaragüense de Atletismo) que confíe en mí, que me voy a meter en una prueba que me venga bien y voy a llevar bien el nombre de Nicaragua. Mi prueba fuerte son los 400 metros y voy a buscar cómo entrenarlo", afirmó.

Véliz, que estudia además Educación Física, se lleva por lo menos "una experiencia superlinda" por vivir en primera persona un Mundial de atletismo.