•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Jugando solamente en 95 encuentros en 2013, Everth Cabrera robó 37 bases para ser quinto en la Liga Nacional y noveno entre ambas ligas. La suspensión de 50 juegos le impidió sumar su segundo título en robos. De no haberse perdido esos 50 partidos, hubiese sumado 145, y su cifra de robos proyectada era para llegar a 57 estafas, superando así las 46 de Eric Young Jr. –de los Mets–, líder de la Nacional, y las 52 de Jacoby Ellsbury –de los Medias Rojas–, en la Americana.

Con más de 100

Todos los principales robadores de las Mayores del año pasado lo hicieron participando al menos en 140 encuentros, exceptuando a Rajai Davis, quien robó 45 bases en 51 intentos, en 108 partidos. Everth (37 robos en 49 intentos, 95 juegos) y otros 6 jugadores lograron sus cifras en robos, jugando menos de 100, como los casos de Jarrod Dyson de Kansas City (34 en 40 intentos, 87 juegos) y de Ben Revere de los Filis (22 en 30, 88 encuentros).

Por su marca

Everth, poseedor de la décima cifra en robos para los Padres en una temporada (44 en 2012), debido a la suspensión perdió el chance de empatar la cuarta marca de San Diego de 57 robos de Ozzie Smith en 1980, año en que 3 jugadores de los Padres robaron 50 o más bases. Las dos primeras marcas de robos de los Padres, las impuso el ya fallecido Alan Wiggins con 70 en 1984.

Su rival

Con la rivalidad anticipada por el título de robos entre Everth y Billy Hamilton –de los Rojos–, Cabrera podría establecer nueva marca para su franquicia, superando los 70 robos. En tanto, Hamilton tratará de romper las marcas para los Rojos desde 1900 a la fecha, que están en poder de Bob Bescher (81 robos en 1911), Eric Davis (80 en 1986) y Dave Collins (79 en 1980). La marca antigua de Cincinnati fue impuesta por Hugh Nicol, con 138 robos en 1887.