•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En las últimas semanas el nombre de Javier Dolmus empezó a sonar más fuerte en los medios de comunicación. Y no es para menos, el muchacho de 26 años, delantero del Walter Ferreti, ha explotado convirtiéndose en el goleador del equipo, con ocho dianas, una cifra que sorprende porque la ha conseguido en apenas cinco partidos.

Sin embargo, detrás del goleador y revelación de esta temporada hay muchas cicatrices en el alma, por los momentos difíciles que ha atravesado durante su vida. Como se titula el libro de Alex Campos, cantante de música cristiana, “Del Llanto a la Sonrisa”, Dolmus pasó de derramar muchas lágrimas a sonreír después de muchas tormentas.

Perdió a sus padres

El primer golpe emocional para el delantero llegó a los 17 años, con la muerte de su mamá.

“Murió por problemas de azúcar”, cuenta el delantero, a quien cuatro años más tarde le tocó soportar la muerte de su padre. “Mi papá tomaba mucho y le dio como un paro cardiaco. Él se dedicaba a la pesca, de allí se mantenía la familia. En total somos once hermanos, siete mujeres y cuatro varones”.

“Sé que es duro perder a los padres. Hubo momentos que me sentí solo, pensé que tomar licor era la solución y sentía que estaba olvidando el fútbol. Sin embargo, mis hermanas son cristianas y me hablaban de la Biblia. Reflexioné y recapacité en que estaba destruyendo mi vida, entonces conocí a Jesús y ahora estoy bien”.

Sus inicios

Dolmus, quien es originario de Masachapa, cuenta que inició a jugar fútbol a los 7 años en una liga de su municipio. A nivel escolar, apenas alcanzó el sexto grado y fue hasta los 23 años cuando tuvo la oportunidad de jugar con un equipo de Segunda División.

“Me fui a probar a los Caciques del Diriangén, pero fue el Juventus el que me llamó para jugar en la Segunda División y después ascendimos a primera”, comentó.

¿Cómo llegó al Ferreti?

Tras jugar con el Juventus, Dolmus regresó a la Segunda División para jugar con el Real Xolotlán y de allí dio el salto al Ferreti.

“Tuve contacto con el profesor Florencio Leiva, quien me dijo que me viniera a probar con el Ferreti. La verdad que fue complicado entrar en el equipo. Estuve entrenando, después la directiva y el cuerpo técnico decidieron en mí, y en otros jóvenes”, expresó

“El dueño del equipo (el comisionado Javier Meynard) tuvo mucha confianza en mí, le gustó cómo juego”, asegura Dolmus, quien viaja todos los días desde Masachapa hasta la capital para estar puntual en los entrenamientos del equipo, que inician a las 6:30 a.m.

“Tomo el bus que sale a las 4:00 de la mañana y después regreso a mi casa para descansar, y a las 6:00 visito la iglesia Pentecostal Unida”, explica.

Metas personales

Dolmus es consciente de que pasa un gran momento futbolístico; sin embargo, tiene los pies sobre la Tierra y se toma las cosas con calma, sabe que las rachas se pueden terminar rápido.

“Me gustaría jugar en la Selección, pero yo no tengo la decisión. Antes quiero hacer un buen trabajo durante todo el torneo con Ferreti y ver qué pasa más adelante. Tengo fe en Dios en que seremos campeones”.

 

8
Goles lleva Javier Dolmus en el Torneo de Clausura.


26
Años tiene el delantero goleador del Walter Ferreti.