• |
  • |
  • END

Una nueva era inicia en la preselección de fútbol con Otoniel Olivas asumiendo el puesto de director técnico. Y es un hecho que hará fuertes cambios, comenzando con la actitud de los jugadores que formen la Azul y Blanco que participarán en la Copa de Naciones, en febrero 2009.

“Ya no habrá más jugadores que estén en la Selección a la fuerza, como en las últimas eliminatorias con Antillas Holandesas. Esa vez dos titulares no querían jugar y se les mantuvo, pero uno de ellos no jugó más. Y otros dos que no eran titulares tampoco querían estar”, dijo Olivas tras su segundo entrenamiento al mando de la Preselección.

Del primer contacto con sus dirigidos, unos 16, en los primeros dos días Otoniel pidió a los que no quisieran vestir la Azul y Blanco se lo informaran al cuerpo técnico para hacer una carta que notifique a la Federación Nicaragüense de Fútbol su decisión, sin que haya sanción alguna.

“Queremos actitud en este equipo, porque de ahí se arranca ganando o perdiendo. Hubo jugadores estelares de la Selección que no les importaba cómo saliera el juego con tal de terminar el ‘compromiso’. Ahora estará aquí el que quiere jugar”, agregó.

Desde este lunes arrancaron los entrenamientos la preselección al mando de Olivas y su cuerpo técnico formado por los asistentes Mario Alfaro, Edgard Urroz y Martín Mena, Tomás Traña como preparador físico y William Espinoza de entrenador de porteros.

Entrenarán de lunes a miércoles con doble sesión el martes, partidos amistosos el miércoles. Además pasarán un examen médico todos los jugadores y de acuerdo a eso se hará el plan de preparación.

Los que llegaron a los entrenamientos fueron Denis Espinoza, Carlos Mendieta, Henry Maradiaga, Silvio Avilés, José Dávila, Armando Collado, Marlon Medina, Miguel Masís, Emilio Palacios, Wilber Sánchez, David Solórzano, Ismael Reyes, Ricardo Vega, Gerson Debbe, Juan Barrera. Faltaron los chinandeganos Leddys Alvarado y Adrián Morales. Samuel Wilson está lesionado, Silvio García indispuesto por trabajo y Máximo Gámez tiene problemas familiares.