•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Pasión, emoción, adrenalina, alegrías y tristezas, fueron las emociones que vivieron miles de nicaragüenses en los diferentes establecimientos de la capital al ver el Clásico español entre Real Madrid y Barcelona. Jóvenes, niños y adultos desbordaron las calles desde tempranas horas de la mañana de ayer para acudir a lo que sería un excelente partido, desde principio a fin, pero con muchas controversias.

En los establecimientos visitados por El Nuevo Diario, las pitoretas, tambores, matracas, ensordecieron a los presentes y crearon un ambiente emocionante y festivo durante todo el encuentro, en el que se adelantó el equipo del Barcelona y en el que el Madrid no tuvo una buena reacción.

En el restaurante Tom´s el lleno era total. Los gritos de las diferentes barras eran sobresalientes, tanto que a unas cuadras del establecimiento se podía escuchar el regocijo de los fanáticos de ambos equipos, más cuando Benzema logró poner el 1-1 del encuentro.

Roberto Bermúdez Blanco dijo que le gusta asistir a estos clásicos porque el ambiente es intenso. “Es un alboroto del bueno, te reís, bromeas, ves a tus amigos y te relajás” afirmó.

Calor y sol no frenó

A pesar del agobiante calor del día, combinado con la emoción del juego, en el restaurante Piratas muchos jóvenes disfrutaban el apasionante juego y gritaban coros de victoria apoyando a uno y otro equipo.

Claudia Borge, fanática del Real Madrid, gritaba fuerte el nombre de su ídolo, Cristiano Ronaldo, el cual no tuvo una buena noche pues fue opacado por su acérrimo rival, Leonel Messi. En otra de las mesas se encontraban cuatro amigos, dos de ellos, Julio Centeno y Marvin Suárez, irónicamente decían que habían apostado a sus novias de perder uno u otro equipo. “Al final si se dan cuenta nos ahorcan”, sonríen.

En la segunda mitad, en el establecimiento seguían emocionados por el empate a dos, pero fue la joven Julissa Gutiérrez, quien llamó la atención del local cuando abrasada y gritaba ¡gooool! con su pequeño hijo de 6 años, luego que Cristiano Ronaldo anotará desde el punto penal.

Estadio virtual a tope

En otro sector capitalino, exactamente en el estadio virtual que instala el Gobierno, esta vez en uno de los campos de la UNAN-Managua, miles de jóvenes disfrutaron con cánticos, brincos, bailes y gritos la segunda mitad del encuentro, además vieron cómo Messi anotaba por partida doble y dejaba el juego a favor del Barcelona. Al pitido final muchos fanáticos lloraron, sintieron tristeza, felicidad o entre risas y burlas celebraban la victoria de su equipo favorito. No cabe duda que el clásico mueve a miles de personas de todas las edades o estatus sociales, generando grandes ganancias a los establecimientos que lo televisan.