•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de ese partido de vértigo, de estrépito, de fuego en la sangre, ganado por el Barsa al Real Madrid, 4-3, en un rescate infernal, con Lionel Messi nuevamente superincidente combinando firmeza con destreza, aprovechando al máximo dos penales y la expulsión de Ramos, mirando el apretado nudo en la cima de la tabla con el Atlético y el Real nivelados en puntos, y el equipo azulgrana con su defensa deshilachada un paso atrás, es natural rascarse la cabeza en lo profundo del laberinto, preguntándonos: ¿y ahora qué puede pasar con nueve jornadas pendientes?

Fue un partido intenso, cargado de electricidad, sin concesiones, pero no el mejor Clásico de la última década. Pienso que la excitación por la aceleración de las acciones y el alud de siete goles que podían haber sido muchos más, agiganta las consideraciones, pero más de 140 pérdidas de balón facilitando 100 recuperaciones, es un indicativo de imprecisión, así como la cantidad de oportunidades claras malogradas y las 32 faltas cometidas forzando 7 tarjetas. Un clásico para emocionarse, para verlo de pie, pero no el mejor jugado.

Jamás renunció

Frente a la pantalla de la recta final, creo en el Real Madrid, porque vio cortada su racha entre circunstancias atenuantes, incluyendo casi media hora “amputado”, pero sin renunciar a su voracidad ofensiva, peleando bravamente cada pelota y cada centímetro, capaz de retomar su ritmo victorioso, sin ser visto propenso al flaqueo imprevisto, que coloca más a riesgo al Barsa y al Atlético, que se encontrarán en un duelo de última fecha.

Seguirá igual

No creo que el golpe sufrido por la derrota, haga sentirse al Real con las rodillas dobladas. El equipo de Ancelotti regresará a su nivel de dominio ejercido desde el mes de octubre con un alarde de efectividad. Entre sus nueve rivales hay dos que se mueven entre los seis primeros, el Sevilla su adversario este fin de semana, y el Real Sociedad en dos fechas más; el Atlético, humillado por el Osasuna, también enfrentará a dos del “Top-seis”, el difícil Bilbao y el Barsa; en tanto los azulgrana, antes de enfrentar el reto del Atlético en el cierre, chocarán con el Bilbao, que los derrotó 1-0 en la primera vuelta.

Lo del domingo fue un mordisco al favoritismo del Real Madrid, pero sostenido en pie, rugiendo, bien armado.

 

Solicitud

El Real Madrid sostiene que Sergio Ramos no cometió infracción sobre Neymar, y pedirá que quede sin efecto la expulsión, que impedirá al central jugar mañana en el Sánchez Pizjuán, de Sevilla, en encuentro decisivo para la resolución de la Liga.

 

9

fechas faltan para que concluya la Liga Española, con Atlético, Madrid y Barsa peleando por el título