•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El béisbol se practica en Nicaragua desde hace más de 120 años y los logros conseguidos internacionalmente, como la victoria sobre Cuba en el Campeonato Mundial de 1972 y la presencia de peloteros brillando en las Grandes Ligas, mantiene vivo el interés de esta disciplina deportiva.

Pero, al parecer, el fútbol amenaza con quitarle su corona como deporte rey de los nicaragüenses. El interés por el balompié ha crecido a un ritmo vertiginoso en los últimos años, una pasión que anteriormente solo despertaba la Copa del Mundo cada 48 meses. La transmisión televisiva de los partidos de ligas europeas es uno de los factores que lo nutre, según los expertos.

Solo al Barsa y Madrid

El Barcelona y el Real Madrid tienen miles de adeptos en nuestro país, quienes viven atentos a los resultados de la Liga BBVA, los clásicos y la Champions, colmando los bares y centros de diversión en donde se transmiten estos partidos.

Son innumerables las ligas de barrio y la cantidad de jóvenes que practican este deporte en parques y calles del país, así como también quienes lucen orgullosos las camisetas de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Sin respaldo

Pero esta pasión no se limita a la práctica del deporte, ni tampoco a la teleaudiencia ni a la compra de camisetas de sus equipos favoritos; sino que se ha trasladado al ciberespacio, a las redes sociales como Facebook y Twitter, en donde los fanáticos se han atrincherado para defender a su equipo de su predilección y atacar al contrincante.

Lo extraño es que esa pasión por el fútbol, ese fanatismo por los equipos extranjeros, no se transmite a los equipos nacionales.

A criterio del exportero de la Selección Nacional, el doctor Sergio Chamorro, el auge de la práctica del fútbol se debe en parte a que se trata de un deporte relativamente barato.

“Solo se necesita de una pelota y listo, a jugar”, asegura. El béisbol es muy costoso, requiere de uniformes y muchos útiles; además de varias pelotas y bates para cada juego. Mientras que con un balón de fútbol, un grupo de jóvenes puede jugar más tiempo.

Otra ventaja que presenta el balompié es que se puede jugar en cualquier parte, no necesita de grandes espacios, como el béisbol. Es por eso que se miran miles de jóvenes jugando en parques y calles de los barrios.

Es una tradición

Según Chamorro, el béisbol es el deporte rey de los nicaragüenses, “y lo seguirá siendo por muchos años, es muy difícil cambiar la cultura de un país. Es parte de la idiosincrasia del nicaragüense, aquí todos sabemos de béisbol, nos gusta el béisbol”.

“Dónde se comprueba que el deporte rey es el béisbol, en los estadios; es muy difícil que se llene un estadio en un juego de fútbol”, agregó Chamorro, aunque es conocido que los aficionados al béisbol asisten más a los partidos del Campeonato Nacional de Béisbol en los estadios de los departamentos que en Managua.

Señaló que el fútbol es el deporte más organizado del país y que se ha avanzado mucho en los últimos diez años con algunos resultados internacionales, como el primer triunfo en la Copa de Naciones en Panamá en el 2004, los primeros puntos en eliminatorias mundialistas con el empate 2-2 contra San Vi-

cente y Granadinas, la victoria contra Dominica y la clasificación por primera vez a la Copa Oro en Estados Unidos.

 

Un deporte de historia en Nicaragua

Para el periodista deportivo Moisés Ávalos, el deporte rey en Nicaragua indiscutiblemente sigue siendo el béisbol.

“Ahorita tenemos nicas jugando en Grandes Ligas y otros con posibilidades de subir de las menores y en el fútbol no tenemos a nadie jugando en una liga importante, pero ni en Costa Rica”.

“El deporte rey de los nicaragüenses sigue siendo el béisbol, lo practica todo el mundo. A los jugadores de un equipo de fútbol le dan manoplas y bates y se bolean y juegan bien béisbol. Es algo que va en la sangre de los nicas”, dice Ávalos.

Lo que opinan los futbolistas

Emilio Palacios, del Diriangén, considera que el fútbol en Nicaragua ha crecido en todas sus magnitudes. Y esto, según el delantero de los Caciques, se demuestra con solo el hecho de ver a equipos improvisados que juegan en las calles de todo el país.

“En las calles el béisbol no se ve, el fútbol lo juega cualquiera, se ve muy poco el guante”, asegura Palacios, quien reconoce que en algún momento también jugó béisbol.

 


"Poco, pero se ha avanzado en el futbol de Nicaragua… Casi no se nota porque cuando nosotros damos un paso el resto de países de la región dan dos".

Sergio Chamorro,
ex seleccionado