•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los días de gloria para la selección francesa de fútbol hace tiempo que ya pasaron. La generación Zidane marcó sin duda una época: primero tumbando a la todopoderosa Brasil en Francia ‘98 y dos años después dominando el continente en la Eurocopa de Bélgica y los Países Bajos, tras vencer a Italia en la final. Jugadores como Desailly, Blanc, Thuram, Vieira, Deschamps, Barthez, un joven Henry o el propio Zizou marcaron una época exitosa muy difícil de repetir.

290314 francia

Incluso en el Mundial de Alemania 2006, los veteranos de esta generación dorada estuvieron a 11 metros de la gloria. Pero esta vez Italia rubricó la vendetta en la tanda de penaltis. Y se podría decir que allí terminó todo. Se retiraron las grandes estrellas, otras dejaron la selección y el barco se hundió tocando fondo. Con Doménech al mando, de forma consecutiva en 2008 y 2010, “les bleus” fueron incapaces de ganar un solo partido en Eurocopa y Mundial respectivamente. Los tiempos de gloria se habían ido y en la Euro 2012 con Blanc como técnico se inició la transición.

El elegido

Pero el banquillo galo quema, y mucho. Y de un miembro de la generación Zidane, el testigo pasó a otro. Didier Deschamps se convirtió en seleccionador francés en julio de 2012 con el primer objetivo de llevar a Francia al Mundial de Brasil 2014. A falta del duelo contra Finlandia, ya tiene asegurada la repesca y depende de una debacle española para ser 1ª de grupo; así que una vez más los galos se lo jugarán a cara o cruz. Sin embargo, la 25ª posición que ocupa Francia en el Ranking FIFA y su poco convincente juego son lastres demasiado grandes para la voraz prensa francesa, que exige a “les bleus” volver a lo más alto.

Problemas del técnico:

- Falta de un “once tipo”: Son 43 los jugadores que ha utilizado Deschamps desde que se hizo con el puesto de seleccionador. Todos ellos en solo 14 partidos. El entrenador francés ha variado demasiado en busca de un bloque compenetrado y competitivo. No obstante, parece que el efecto es contraproducente. De hecho solo 5 jugadores —Ribery, Abidal, Benzema, Lloris y Evra— tienen más de 40 convocatorias con la selección; hecho que demuestra la falta de experiencia en el equipo.

¿Tiene un “11”?

Tan solo hay tres cosas claras: Lloris es el capitán del equipo, Ribery y Valbuena son los encargados de llevar la batuta del juego en cualquier sistema táctico y, por último, Matuidi y Pogba parecen ser fijos en el mediocentro, pese a los continuos cambios en la formación. Seguramente Varane se terminará consolidando como el mariscal de la zaga y si Benzema encuentra el gol será indiscutible. Pero estas posiciones no tienen dueño fijo y, además, la irrupción de jóvenes promesas hace que la competitividad por un puesto como titular aumente.

- Falta de un sistema de juego: En solo 14 partidos ha probado 3 sistemas distintos. Parecía tener claro que iba a jugar con un solo punta: Giroud o Benzema. Por ello apostó por un 4-3-3 en sus primeros partidos oficiales con dos extremos abiertos y un centro del campo de contención y llegada. Pese a los buenos resultados con este sistema, en los amistosos trató de introducir el doble pivote y jugar con un 4-2-3-1, pero el equipo solo venció en 1 de los 5 partidos en los que lo probó.

Probó que puede

A la hora de la verdad Deschamps sorprendió a todos y apostó por un 4-4-2 con dos puntas arriba y con dos mediocentros de músculo. De hecho, a excepción del partido de España, ese ha sido el sistema utilizado en los últimos 3 partidos de Clasificación para el Mundial. Los resultados han sido engañosos, dos victorias ante Georgia por 3-1 y en Bielorrusia por 2-4 y un empate a 0 en Tbilisi que les alejó de la 1ª plaza del grupo. Aunque han sacado buenos resultados, han tenido fases horribles en los partidos; como la 1ª parte en Minsk o el partido en Georgia, donde no fueron capaces de marcar estando obligados a ello.

 

Didier Deschamps, con herencia de campeón

Leyenda del fútbol francés, como jugador fue quien levantó primero la Copa del Mundo en 1998, cuando los galos alcanzaron la cúspide del planeta fútbol en su Mundial.

Esa relevancia que tuvo como futbolista la ha trasladado a la banca, pues ha sido técnico de tres clubes importantes y de su amada Francia.

En 2001 debutó como estratega del Mónaco, en 2006 se fue a la Juventus y en 2009 se hizo cargo del Marsella. Con Mónaco ganó una Copa de la Liga, a la Juventus la regresó a la Serie A después del escándalo de corrupción y con Marsella ganó una Liga, tres Copas de la Liga y dos Supercopas de Francia.

Catapultado

Su buen desempeño con los marselleses lo catapultó a la selección de Francia, donde suplió a Laurent Blanc.

En partidos oficiales tiene seis triunfos, dos empates y dos derrotas al frente de los galos. Rumbo a Brasil 2014 fue segundo en el Grupo I, detrás de España. Obtuvo su boleto al Mundial al vencer en el repechaje a Ucrania con global de 3-2: derrota de 2-0 en Kiev y victoria de 3-0 en París. Sin duda, Deschamps tiene un gran reto: hacer olvidar el papelón que hizo Francia en Sudáfrica 2010. Liderazgo como jugador lo tuvo y como técnico, hasta el momento, lo ha demostrado.

Consciente del reto

Pero Deschamps está consciente de que el equipo no ha logrado los mejores resultados en los últimos años, por ello no es candidato al título de Brasil 2014.

“No podemos pretender estar entre los favoritos, pues hay otros equipos que han estado jugando mejor en los últimos cuatro o cinco años”, expresó Deschamps en París. Francia quedó eliminada en la fase de grupos de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010 y dos años después cayó en los cuartos de final de la Eurocopa.

En repechaje

Para Brasil 2014, los galos debieron amarrar su clasificación en el repechaje, en el que consiguieron una épica remontada frente a Ucrania (3-2).

“(La imagen que se vio de Francia contra Holanda) no es la definitiva”, advirtió el timonel. “La imagen real será el 15 de junio (día de su debut mundialista). Queda mucho para entonces. Ganar siempre sería bien para ganar confianza, pero nunca sería determinante para el Mundial”, apuntó.

El combinado francés quedó instalado dentro del Grupo E de Brasil 2014, junto a Honduras, Suiza y Ecuador.