•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Erasmo Ramírez tuvo un spring training de ensueño: 3-0 en balance y estuvo en 0.76 hasta el quinto inning de su sexta salida ante la poderosa artillería de Texas en la liga primaveral con Seattle. No podría ser mejor, porque algo más que eso sonaría como un as del montículo en las Mayores.

Así de grande se miró Erasmo, quien será por ahora el segundo abridor en la rotación de los Marineros en el arranque de la campaña, solo detrás del “Rey”, Félix Hernández, a propósito de la lesión de Hisashi Iwakuma. Le correspondería abrir el próximo martes contra los Angelinos.

Será el segundo

Aunque su mánager, Lloyd McClendon, insistió a los medios en Seattle que no etiqueten al nica como el segundo abridor, algo que corresponde a Iwakuma, lo más importante es que actuando segundo, tercero o inclusive cuarto, debe ser el año para establecerse en las Grandes Ligas. “Lo primero que pienso es en mantenerme sano toda la temporada, algo que todavía no ha ocurrido. Mientras lo esté, las cosas pueden cambiar y mis metas se pueden convertir en realidad”, comentó Ramírez desde el campamento de los Marineros.

Sumar 10 victorias es la meta que se ha proyectado el rivense. “Si llego a diez, después pensaré en 15. Quiero enfocarme en pelear cada duelo, lanzar el mejor juego cada salida, pensar en un No Hit, un juego sin carreras o ganarlo y ya”, agregó.

En la pasada temporada tuvo balance de 5-3 y 4.98 en media temporada luego de regresar de una lesión. Pero ahora parece listo para mucho más.

“Hice muchos cambios en mi paso por Venezuela (Cardenales de Lara), mejoré mi slider, el cambio y, lo mejor, encontré la forma de combinar mis envíos. Eso será clave para los momentos más difíciles, que sé que los habrá, en muchas ocasiones”, concluyó.

 

Cabrera parece listo para imponer mejores números

PREPARADO • Everth Cabrera salió del escenario bruscamente en 2013 cuando se veía dispararse a cifras impensables. La sanción de 50 partidos nos privó a todos de ver lo mejor del nandaimeño, pero eso no ocurrirá más. “Me preparé como nunca, entrené fuerte desde que me sancionaron, trabajé con un preparador físico para mejorar mi velocidad, mejoré algunos detalles en mi bateo. Solo espero que todo se junte y hacer las mejores cifras de mi carrera, pensando también en establecerme”. El reto de Cabrera es robar de más de 60 bases, anotar cerca de 100 carreras y, sobre todo, estar saludable. “Tengo más hambre de triunfar para demostrar que puedo hacerlo mejor de lo que pensaban”.

 

15

victorias será el reto para Erasmo Ramírez con Seattle.

 

60

bases robadas es la meta de Everth Cabrera este año.