•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El campocorto nicaragüense Everth Cabrera no pudo conectar imparable en su regreso a las Grandes Ligas, después de una suspensión de 50 partidos en la temporada pasada, cuando se le vinculó al uso de sustancias prohibidas.

Sin embargo, Cabrera volvió con la chispa de siempre, porque anoche lució su velocidad en el partido en que los Padres de San Diego vencieron 3-1 a los Dodgers de Los Ángeles, en el arranque oficial de las Grandes Ligas y que contó con audiencia total porque fue el único partido programado en la jornada dominical, transmitido por la televisión nacional.

Los Dodgers ya habían jugado dos partidos en Sídney, Australia, venciendo en ambas ocasiones a los Diamonbacks de Arizona. Pero anoche fue el arranque oficial en Estados Unidos, a pocas horas de que el resto de equipos entren en acción este lunes.

Primero Cabrera

La temporada se puso en marcha para los nicas con Cabrera, quien en su primer partido se fue en blanco en dos turnos oficiales, pero negoció una base por bolas y se embasó por error en el octavo, anotando la tercera carrera de los Padres, que le permitió dar la zancadilla a los Dodgers.

Como primer bateador de los Padres, Cabrera se embasó por base por bolas del coreano Hyun-Jin Ryu, anclando luego a tercera con un imparable de Chris Denorfia, en el que lució la velocidad de piernas pese a un tiro del patrullero derecho cubano Yasiel Puig.

La reacción

En sus siguientes dos turnos, Cabrera se ponchó ante Ryu en el segundo y quinto episodios, hasta que volvió al cajón de bateo en el octavo, cuando los Padres perdían por la mínima 1-0.

Seth Smith abrió la tanda con un jonrón ante el relevista Brian Wilson, que echó a perder el trabajo de Ryu. Yasmani Grandal se embasó con base por bolas, y Cabrera le siguió con un toque de sacrificio, pero el nica se embasó por un error en fildeo de Wilson.

Luego, Grandal se robó tercera ante un despistado Wilson, y Cabrera hizo lo mismo enseguida, pero la jugada fue declarada indiferencia defensiva. Grandal y Cabrera anotaron luego con un imparable de Denorfia, para el lapidario 3-1 de los Padres.

Sexta temporada

Everth Cabrera inició ayer su sexta temporada con los Padres de San Diego en las Grandes Ligas. De por vida batea .252, por 347 imparables en 1,376 turnos al bate.

 

pfletes@elnuevodiario.com.ni