•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A mis 70 años, sigo siendo un apasionado por el béisbol. Es natural, he visto a este deporte emocionarnos mientras viajamos en el vagón del frenesí, en una montaña rusa, sin llegar nunca a la cima. La fantasía de aquella Profesional, el Mundial de 1972, el impacto provocado por Denis Martínez, el fanatismo desbordado de los años ochenta incentivado por aquella medalla de plata en Caracas, la excitación de ver en acción a cuatro nicas en la Gran Carpa al mismo tiempo, hasta desembocar en esta cabalgata de emociones que nos están proporcionando Everth Cabrera, Erasmo Ramírez y Wilton López.

Se trata de una triple expectación, capaz de sobrevivir incluso a la gigantesca promoción y mayúsculo interés de una Copa Mundial. Mediáticamente, ese va a ser un interesante duelo.

El reto de Everth

¡Cómo nos golpeó en la mandíbula, provocando un aturdimiento ya superado, la suspensión por 50 juegos de Everth Cabrera! Ocurrió en el preciso momento en que hacíamos cálculos sobre una temporada formidable. Todavía tengo mis dudas sobre un real involucramiento de Everth con el tratamiento ofrecido por la Clínica Biogénesis, y espero que su rendimiento en este 2014 le permita establecer cifras personales en todos los renglones del juego.

¡Qué bueno sería verlo llegar por vez primera a las 100 carreras anotadas, superar los 150 imparables, pasar de 60 robos, mejorar su frecuencia de ponches, crecer como lead-off y seguir su maestría en el fildeo, sacando provecho de sus reflejos, flexibilidad y poder de disparo! Creo que todo ese paquete puede ser posible, convirtiéndolo en el más valioso jugador de estos Padres, fuera del grupo de competidores para los Play Offs, según la opinión de los amplios conocedores en la pelota de Grandes Ligas.

Erasmo, por 15 victorias

En pleno proceso evolutivo, habiendo demostrado el grado de utilidad que puede proporcionarles a los Marineros de Seattle, tan necesitados de buen pitcheo detrás del “as” Félix Hernández, el derecho pinolero Erasmo Ramírez, cobijado siempre por el manto de la humildad, esconde sus pretensiones. Con balance de 6-6 después de 30 apariciones en la colina y 21 aperturas sin completar juego, trabajando 131.1 entradas en dos temporadas, Erasmo saltará este año en busca de la notoriedad, algo que solo se obtiene impresionando.

Verlo ganar más de 10 juegos sería estimulante, pero uno piensa, obviamente inyectado de ese optimismo que él terminó de fabricarnos en los juegos del entrenamiento, que sin problemas en su brazo podría acercarse a los 15 éxitos, o quizás a los 14 logrados por Denis en su primera temporada completa. Erasmo tiene el atrevimiento que garantiza la valentía para tomar riesgos, dispone de control, pitchea bajo, ha aprendido a combinar sus lanzamientos, y se siente en ebullición.

Wilton el silencioso

El trabajo de relevista medio es casi oculto, como el de un agente secreto. Wilton López ha vivido de esa forma la mayor parte del tiempo, tanto desde el montículo de los Astros, como con los Rockies. Ver saltar su efectividad de 2.17 en el 2013 a 4.06 en el 2014 tiene cierta explicación en lo vulnerable que hace al pitcheo ese Estadio de Denver. Sin embargo, solo permitió 6 jonrones en 75.1 entradas, la misma cantidad que en el 2011 durante 71 innings.

Silencioso como su pitcheo, Wilton siempre ha pretendido ser un rematador, y podría llegar a serlo si el veterano LaTroy Hawkins, con 41 años, después de 72 relevos y 13 rescates con los Mets en 2013, no responde a las exigencias, y Rex Brothers se queda corto.


etm@doble-play.com