•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Quién tiene fe no necesita pruebas, dice Alexei Karamazov en la gran obra de Dostoievski; pero en béisbol, las pruebas de existencia, de crecimiento, de solvencia, son necesarias para poder cultivar la fe, y esta noche en Anaheim, frente a los Ángeles, el derecho nicaragüense Erasmo Ramírez será sometido a su primera prueba de fuego en la temporada de este 2014, retando la agresividad de bateadores como Mike Trout y Alberto Pujols, y el trabajo monticular que desde la otra colina ofrecerá el zurdo C. J. Wilson, cifras en mano, el mejor brazo de ese equipo en 2013, con balance de 17-7, efectividad de 3.30, fusilando a 188 adversarios.

¿Y eso qué?, diría Vicente Padilla, un pitcher que siempre fue inaccesible al miedo; pero no Erasmo, más prudente, más consciente, más toma-medida de los riesgos, pero igualmente valiente como el otro, y sabiendo ahora que su crecimiento le otorga la estatura necesaria para fajarse con posibilidades.

Gran reto

Se trata, obviamente, de un fuerte reto para el pinolero ganador de 5 juegos con 3 derrotas en 13 aperturas durante el 2013, registrando una agrietada efectividad de 4.98 en 72 entradas y un tercio. El ataque de Anaheim es grueso. Pujols está ansioso de mostrarse restaurado como el aspirante permanente a las tres coronas; Trout es un cartucho de dinamita activado; Josh Hamilton tiene etiqueta de “metemiedo”; Howie Hendrick registró .297 en 122 juegos; Erick Aybar es una amenaza latiendo; David Freese tiene una sólida reputación como bateador oportuno, y Raúl Ibáñez todavía dispone de suficientes cartuchos; así que Erasmo tendrá que hacer “rimar” brazo, corazón y cabeza para poder sujetarlos.

El 1.14 del nica en el spring y su balance de 3-0 con 20 ponches y 18 hits permitidos a lo largo de 23 episodios y dos tercios, sin jonrones en contra y apenas dos bases por bolas como un certificado de su control, indican su nivel de afilamiento y lo inyectan de confianza. Sin un físico exuberante, Erasmo dispone de un pitcheo mortificante, y qué bueno sería verlo abrir ganando, o entregando una actuación convincente frente a un equipo tan exigente.

Su primer juego y el natural cruce de dedos. Ahí estará nuestra fe, necesitada de esa primera prueba.


.309

de promedio le batean los Angelinos a Ramírez. Josh Hanilton para .444.

 

etm@doble-play.com