•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Enfrentar el pitcheo de los Dodgers no es fácil. Everth Cabrera probó un poco de eso ayer. Se midió al as Zack Greinke y como resultado bateó de 3-0, pero fueron tres turnos bien peleados, pues el nica intentó descifrar los envíos jorobados del derecho y al menos puso la pelota en juego, aunque en espacios cubiertos.

Es más, Greinke retiró a los primeros diez bateadores de San Diego --incluido dos veces el nica-- hasta que Seth Smith terminó el embrujo, conectando su segundo jonrón en partidos seguidos. Eso fue en el cuarto, y en el quinto los Padres se acercaron 3x2 porque desde el primero, los Dodgers ganaban 2x0 con un swing metemiedo convertido en jonrón de dos carreras de Yasiel Puig.

 

Cómo presiona

Cabrera falló en rola en el primero y en elevados en el cuarto y el quinto episodios, aunque este último con dos corredores a bordo. En el octavo provocó el penúltimo intento de rebelión de San Diego, el nica conectó hit al central frente al relevista J.P. Powell, y cómo se nota la diferencia cuando el nica está en base. Amagó varias veces con el robo a segunda, lo que mantuvo a Powell bajo presión hasta que le dio boleto al jonronero Seth Smith, pero de todos modos bateó para doble play, Chase Headley y ahí terminó la entrada.

Everth lleva un hit en seis turnos, con dos ponches y promedia .167 puntos con una carrera anotada. Al final los Padres cayeron 3x2 porque dejaron las bases llenas en el noveno. La victoria fue para Greinke con cinco episodios, dos hits, dos bases y dos carreras limpias.