•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Team Caballero estuvo a punto de ser quebrantando, con miras a la pelea más importante en la carrera del joven peleador Randy Caballero, hijo del entrenador esteliano Marcos Caballero.

Sin embargo, los problemas migratorios que afectaron a Marcos la semana pasada en Coachela, California, ya se resolvieron.

Ayer mismo, Caballero se reunió en Kobe (Japón) con su hijo, con miras al choque que sostendrá este viernes con el japonés Kohei Oba, en una eliminatoria para disputar la corona gallo de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Confiado en ganar

“Gracias a Dios que todo se resolvió bien. Yo tenía que estar en la esquina de Randy, yo he estado en toda su carrera deportiva y no podía quedarme fuera en esta gran pelea”, comentó Marcos Caballero, quien llegó el miércoles a Kobe.

“Ahora lo más importante es ganar esa pelea, Randy viene bien preparado y venimos a ganar”, reiteró.

Caballero llegará a este duelo contra Oba con un récord de 20-0, 12 nocauts. Será su primera pelea en el extranjero, porque casi siempre ha combatido de local en California, en donde cuenta con el respaldo de la empresa Golden Boy Promotions, de Óscar De La Hoya.

Sin embargo, no la tendrá fácil mañana ante a Oba, un experimentado púgil con récord de 35-2-1, con 14 nocauts.

Pelea eliminatoria

Esta pelea de Caballero contra Oba es eliminatoria para disputar la corona gallo de la FIB, en poder del inglés Stuart Hall.

Así se planteó desde un inicio, aunque ayer se anunció en Panamá que Hall unificará con el panameño Anselmo “Chemito” Moreno, el actual supercampeón gallo de la AMB, el 6 de junio en Inglaterra.

 

Cumple exhibición

en peso • Román “Chocolatito” González cumplió este miércoles con un entrenamiento público, de cara a su compromiso con el filipino Juan Purísima, programado para el domingo en Tokio, Japón.

Arnulfo Obando, entrenador del “Chocolatito”, explicó que el entrenamiento público fue de unos 45 minutos, con la presencia de numerosos periodistas locales.

“Lo bueno de todo es que Román terminó el entrenamiento en 114 libras, solo una arriba del peso máximo de la pelea contra Purísima”, dijo Obando, de cara a este duelo del talentoso peleador nicaragüense.