•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Estados Unidos comenzó con mal pie la ronda final de la competición preliminar de la Concacaf, con una derrota por 2-1 en Honduras. El resultado sembró la duda en la prensa norteamericana, que puso en tela de juicio el enfoque y las tácticas de Jüergen Klinsmann. No obstante, la desconfianza no duró, dado que el alemán demostró ser el hombre adecuado para el puesto; ha conducido a las “Barras y Estrellas” con mano firme hasta lo más alto de la tabla del hexagonal.

060414 estados unidos

Probó diversas fórmulas, como colocar a veteranos en nuevas demarcaciones o convocar a multitud de jugadores debutantes; en general creó un ambiente inédito de confianza y competencia entre sus hombres. Los suyos ganaron siete de sus diez partidos: con 15 goles a favor, 8 en contra y una sola derrota. Además, terminaron con cuatro puntos de ventaja sobre la segunda clasificada, Costa Rica. Si los pupilos de Klinsmann continúan en la misma línea, todo es posible en Brasil.

Antecedentes mundialistas

Los primeros estadounidenses que participaron en una fase final de la FIFA recibieron el apodo de “lanzadores de peso”, por su corpulencia y musculatura. No obstante, con victorias por 3-0 sobre Paraguay y Bélgica en 1930, ocuparon al tercer puesto, hasta la fecha la mejor clasificación que ha conseguido un equipo de fuera de Europa y Sudamérica.

Cuatro años después, Estados Unidos quedó eliminado en la primera ronda. Causó sensación en Brasil 1950, cuando –liderada por el sobresaliente guardameta Frank Borghi– derrotó a la poderosa Inglaterra en Belo Horizonte, en una de las campanadas más sonoras de todas las épocas.

Sin embargo en 1994, y en calidad de anfitriona, se metió en las eliminatorias, un resultado que allanó el camino a la llegada de la regularidad. Tras quedar última en Francia 1998, se impuso a Portugal y a México en Corea/Japón 2002; se situó a las puertas del pase a semifinales, que perdió con una derrota a manos de Alemania. En 2006, volvió a despedirse al final de la fase de grupos; en esa ocasión en tierras alemanas. En Sudáfrica 2010, llegó a octavos.

Las estrellas

Jozy Altidore, del Sunderland inglés, se ha revelado como un jugador muy completo en la ronda final de las eliminatorias. Su falta de forma y sus problemas de actitud lo alejaron del equipo en la fase anterior, pero Klinsmann reconsideró su decisión. El fornido delantero no decepcionó, marcó a placer y se convirtió en el compañero perfecto de Clint Dempsey en ataque.

Otro de los destacados es Landon Donovan, el veterano y emblemático cerebro creativo de Estados Unidos, regresó al fútbol tras varios meses de ausencia voluntaria y se entendió a las mil maravillas con el férreo centrocampista de la Roma, Michael Bradley. Con un Tim Howard imperial bajo palos, Estados Unidos rebosa aptitudes por los cuatro costados.

¿Quién es Jüergen Klinsmann?

Como jugador, Klinsmann formó parte de la selección de fútbol de Alemania, con la cual ganó la Copa Mundial de la FIFA en 1990 y el Campeonato Europeo UEFA en 1996. Fue uno de los delanteros más importantes de los años noventa, marcando goles en los seis torneos internacionales más importantes que disputó a lo largo de su carrera.

Como entrenador, llevó al equipo nacional de Alemania a un tercer puesto en el Mundial de 2006. El 12 de julio del mismo año, tras dos años, anunció oficialmente su retiro como entrenador.

Klinsmann tomó el relevo del entrenador del Bayern de Múnich en julio de 2008; sin embargo, el 27 de abril de 2009 fue destituido anticipadamente de su nuevo cargo, pese a haber ganado cinco de los previos siete partidos jugados y figurando solamente tres puntos detrás del VfL Wolfsburgo, líder de la clasificación.

En agosto de 2011, Klinsmann volvió a asumir el rol de director técnico. Esta vez de la selección de fútbol de Estados Unidos, equipo con el que ganó la Copa Oro de la Concacaf 2013.

 

10

mundiales en que la selección de Estados Unidos no ha clasificado.