•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tarde de lunes. En las afueras del Estadio Nacional “Dennis Martínez” se puede ver el movimiento de gente que entra y sale en traje deportivo a la instalación, mientras más allá, en la plazoleta, uno que otro ciudadano merodea bajo la sombra de los pocos árboles que hay. Otros se tumban en una banca, aturdidos por el peso de la hora.

“El estadio es siempre lo mismo, no hay esa preocupación por los temblores, si es lo que me pregunta”, me dice Carlos José Carrasco, en referencia a los sismos que en días recientes han sacudido a Managua.

Carrasco ha trabajado durante 15 años en el Instituto Nicaragüense de Deporte (IND), y durante el tiempo que ha estado en el estadio todo ha marchado en calma: “La gente se comporta normal, para mí que no hay temor por los temblores”.

En las graderías del estadio es notoria la falta de butacas, las que quedan están corroídas por el sarro. La malla y la estructura metálica también evidencian el paso del tiempo. Al fondo, en la parte alta de la gradería puede leerse: “La casa del Bóer, tetracampeón”.

Un grupo de jóvenes corre en torno al campo, mientras uno de los empleados riega la grama que ha de estar lista para la próxima jornada del “Pomares”, pese a que las entradas por ahora no son buenas.

 

Estadio muy visitado

Según César Osejo, administrador del estadio, unas 400 personas visitan a diario el estadio con el fin de ejercitarse: “Durante todo el día, desde las seis de la mañana hasta las cinco de la tarde, la gente está en constante movimiento”.

Los Dantos y el Bóer realizan sus prácticas en horarios alternos; durante las jornadas del Campeonato de Béisbol, unas 600 personas disfrutan del espectáculo desde las graderías.

El estadio, a nivel estructural, prácticamente ha dado su vida útil y lo que se hace actualmente es darle mantenimiento para mientras se construye uno nuevo. Sin embargo, según Osejo, el nivel de peligrosidad aún es aceptable.

“Se hicieron varios estudios y comprobaron que así por así, no se va a caer; tiene que haber un sismo bastante considerable para que pueda sufrir un daño”, sostiene.

En el estudio realizado se detectó un problema de carbonatación, es decir, que el concreto se desprende del hierro durante el paso del tiempo, si no se da al edificio su debido mantenimiento.

Esperan traslado

En la planta baja del estadio, propiamente debajo de la gradería, cubierta por pesadas losetas de concreto, se encuentran los gimnasios de aeróbicos. Johana Montenegro, instructora, atiende a unas 150 mujeres durante todo el día.

Estas mujeres se ejercitan con asesoramiento profesional y sin costo alguno. Por ahora, esperan que con la construcción del nuevo estadio –obra que posiblemente inicie en mayo y finalice en dos años– su gimnasio sea trasladado a las nuevas instalaciones.

La instructora refiere que la orientación que se ha dado es que con la construcción del nuevo estadio no quede ninguna actividad deportiva en este local que quedará, según se rumora, como un museo deportivo.

“Supuestamente tiene fallas, dicen que puede ser que nos hundamos a la hora de un terremoto; sin embargo, con las investigaciones que se hicieron dijeron que todavía tiene vida útil para 150 años más”, asegura Montenegro, un poco indiferente.

“En el gimnasio de pesas a veces caen pedacitos de pared al piso, eso quiere decir que no está tan fuerte como dicen. En realidad, no se sabe nada en concreto todavía”, asevera mientras se encoje de hombros.

Según la entrenadora, los temblores en la planta baja no se sienten, a menos que uno esté apoyado en la pared.

Podría colapsar

El “Denis Martínez” ha sido objeto de numerosos estudios, uno de ellos realizado en el año 2008 por el Centro de Investigaciones Geocientíficas de la UNAN-Managua. En este estudio se investigó el nivel de peligrosidad y vulnerabilidad sísmica-estructural del recinto.

La arquitecta Fátima Rodríguez Medal, responsable de la oficina de proyectos del IND, refiere que se vio la necesidad de realizar los estudios técnicos debido a la presencia de “posibles” fallas que cruzan el estadio y por el deterioro de su estructura.

“Lo que reveló el estudio es que existen fallas geológicas que cruzan el terreno del estadio nacional de norte a sur. Se recomendó que se bajara la actividad deportiva porque existen cuatro fallas activas, y hay un alto riesgo de que el estadio colapse parcial o totalmente, poniendo en peligro la vida humana”, dice.

Dado los resultados obtenidos “y como es el único Estadio Nacional que tenemos”, el Sinapred recomendó el uso de diferentes medidas de seguridad para aligerar un poco la carga del edificio. También se recomendó aplicar más estudios a la estructura.

Otro estudio realizado por la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), para valorar cómo estaba el edificio en la parte estructural, determinó que el estadio está seriamente dañado.

Según Rodríguez, el estudio realizado por parte de la UNI reveló que se puede reforzar la infraestructura, pero esta obra tendría costos sumamente elevados, por lo que es mejor construir un nuevo estadio.

 

No va a desaparecer

Según Cuadra, lo que pueda venir para el estadio todavía está como un proyecto por definirse, a lo inmediato sería seguirlo usando como instalación deportiva y dejarlo en condiciones para que sirva para espectáculos alternos.

Una razón poderosa para creer que no va a desaparecer como tal, es que en Managua hacen falta instalaciones deportivas. Si bien es cierto que hay un estadio de futbol en construcción y un proyecto para hacer un nuevo estadio de béisbol, “no significa automáticamente que no haya necesidad de más instalaciones para eventos deportivos”.

 

"Se hicieron varios estudios y comprobaron que así por así, no se va a caer (el Estadio Nacional). Tiene que haber un sismo bastante considerable para que pueda sufrir un daño".

César Osejo

Administrador Estadio Nacional

 

Dadas las condiciones que presenta el Estadio Nacional, el Sinapred recomendó tomar medidas de seguridad para aligerar su carga.

 

Construcción emblemática

Historia. Para el ingeniero Bayardo Cuadra, la historia ha rescatado al Estadio Nacional como una obra emblemática, siendo hasta hoy, después de más de sesenta años de haber sido construido, la única instalación deportiva de primera línea en el país. Sin embargo, también ha habido un afán de condenar a muerte al estadio, “satanizarlo” y anunciar que habrá una “hecatombe”. Cuadra asegura que no hay un estudio de fondo que indique que este estadio le va a caer encima a la gente con un terremoto. En todo caso, hay instalaciones en Managua sobre “fallas bien comprobadas”.

 

Vida del estadio

Años 30
Managua contaba con un estadio de béisbol; fue construido con madera después del terremoto de 1931.
Década del 40
Anastasio Somoza García construye el Gimnasio Nacional e inicia la construcción del Estadio Nacional.
1947
Se otorga a Nicaragua la sede para la celebración de la X Serie Mundial de Béisbol  
1948
El 20 de noviembre. Coincidiendo con la realización de la X Serie Mundial de Béisbol, en nuestro país, el coloso es inaugurado bajo el nombre Estadio General Somoza. Según se ha documentado, asistieron 30 mil espectadores.
1950
Sede de la XI Serie Mundial de Béisbol.
1957
El estadio es iluminado para la celebración de la serie internacional de béisbol
1964
Se realiza la serie interamericana del ‘64 con la llegada de Roberto Clemente y otros profesionales. Gana el equipo Cinco Estrellas.
1968
El 8 de junio de 1968: Eduardo "Ratón" Mojica vence al campeón mundial mosca, el tailandés Chartchai Chionoi.
1972
El estadio es reconstruido. Se celebra la Serie Mundial de 1972. Nicaragua vence a Cuba 2-0 y queda en tercer lugar. Alberga a miles de damnificados del terremoto.
1973
Concierto de Santana a beneficio de los damnificados del terremoto. Ha sido uno de los llenos más históricos del estadio: 50 mil espectadores.
1977
El 5 de marzo del 1977: Eddy Gazo se corona campeón mundial súper welter AMB, frente al argentino Miguel Ángel Castellini.
Década de los 80
A inicios de la década de los 80 se suspende su uso, debido al nivel de vulnerabilidad que presenta por los daños que sufrió en el terremoto.
1987
El estadio es remozado y se colocan las torres de iluminación.
1990
Toma de posesión de Violeta Barrios.
1994
Se realizan mejoras al estadio. Se inaugura el Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense y se celebra el último Mundial de Béisbol en Nicaragua.
1996
Rosendo Álvarez defiende el título mundial mínimo, ante el colombiano Kermín Guardia.
1997
Arnoldo Alemán Lacayo toma posesión de la Presidencia de la República.

 

“Aunque hay un estadio de fútbol en construcción y un proyecto de nuevo estadio de béisbol, eso no significa que no haya necesidad de más instalaciones”.

Bayardo Cuadra, Historiador deportivo