•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el inmenso tablero de la NBA, el legendario Michael Jordan ha sido el Rey. La luminosidad del sol no cubre sus dominios, y eso lo sabe también Kevin Durant, el más destructivo canastero de los últimos cinco años, con tres títulos, un subliderato el año pasado, y la casi certeza de recuperar la corona sacude cestos en este 2014 con un estupendo promedio de 32.1 actualmente.

En una arremetida espectacular, Durant está arañando una de las grandes marcas de Jordan: racha de 40 juegos registrando 25 puntos o más. El atacante implacable e incansable del Thunder de Oklahoma, alcanzó esa cifra el viernes durante una derrota ante Houston por 111-107, al marcar 28, dejando en jaque al Rey.

Esta noche (7:00), contra los Soles de Phoenix, el huracanado Durant, que bombardea los tableros enemigos desde cualquier distancia utilizando todo tipo de disparos, intentará con “un juego más de 25”, dejar atrás al Rey Jordan, y mantener al Thunder persiguiendo a los inalterablemente funcionales y efectivos Spurs de San Antonio, único equipo con menos de 20 derrotas, en la lucha por el liderato de la Conferencia del Oeste.

Junto con la gran atracción que hay por Durant, camina de la mano la preocupación por la inesperada vulnerabilidad mostrada en las últimas semanas por el Heat de Miami y los Pacers de Indiana, prefavoritos para disputar la final del Este, necesitados de un enderezamiento consistente.