•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Regresa hoy el fogoso, pensante, ágil y vigoroso filipino Manny Pacquiao, al ojo del huracán, para enfrentar en una exigente revancha, a uno de sus pocos “victimarios”, cinco en total a lo largo de 62 peleas. Pac-man, ganador de títulos mundiales en siete casilleros diferentes, entre peso mosca y mediano, no es el mismo. Solo ha realizado un combate con Brandon Ríos, desde que su rostro fue achatado con una brusquedad escalofriante por ese golpe de derecha de Juan Manuel Márquez en diciembre del 2012, derrumbándose estrepitosamente, tan destruido como Pompeya.

¿Quién no se sintió angustiado, pensando que el filipino quizás no podría levantarse, es decir, temiendo por su vida? Aquello fue un cuadro dantesco. Ese tipo de desenlace, siempre deja huellas imborrables, a la orilla del natural deterioro y la pérdida de confianza en uno mismo. Por eso fue interesante verlo combatir los 12 asaltos con Brandon Ríos, por un título Welter vacante en Macao. El triunfo de Manny fue por decisión unánime, pero no facilitó pautas definidas sobre su futuro.

¿Más difícil?

Esta pelea con el difícil Bradley, debe hacerlo, lo que multiplica el interés por observarlo y así poder elaborar un diagnóstico, sobre qué podría ofrecer contra Mayweather. El favoritismo de Pacquiao a sus 35 años exhaustos, indica que aún mete miedo, por lo que se conoce de su capacidad de agresión y lo que le queda de punch.

Se considera que su atrevimiento no sufrirá recorte drástico esta noche, porque Bradley no es un pegador destructivo, y consecuentemente busca el éxito a través de un largo accionar que le permita desplegar sus habilidades si consigue establecer la distancia requerida. Un Pacquiao volcándose, tratando de simplificar entrando al laberinto con su pecho abierto y abriendo fuego, es lo que se espera para despojar a Bradley de toda iniciativa, obligarlo al repliegue, apretarlo y doblegarlo.

Si lo logra, podrá impresionar. Nosotros y Mayweather, estaremos observándolo.

 

145

libras pesó Manny Pacquiao, 145.5 marcó Bradley para la pelea de hoy.