•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La desgarradora derrota del Barsa frente al Granada por 1-0, haciéndolo ingresar al territorio de lo caótico, tirando prácticamente la Liga después de ser eliminado en la Champions, me empuja a tomar el inicio de la magistral novela de Juan Rulfo, titulada “Pedro Páramo”, y hacerle esta versión:

¿Cómo es que se llama ese equipo tan triste, tan inutilizado, tan incapaz de marcar, aunque se adueñe de la pelota y fabrique más de diez posibilidades claras, que estoy viendo hundirse allá abajo? Ese es el Barcelona, amigo. ¿Esta usted seguro? Por supuesto señor. Y entonces, ¿por qué luce así? ¡Ah, son los tiempos señor, de abatimiento extremo!

ESTOCADA MORTAL

El gol del argelino Yasine Brahimi en una contra fulminante, entrando y definiendo como un crack, fusilando a Pinto en el minuto 15, no tenía cara de ser mortal a esa altura. Se pensó que pronto, el Barsa con Messi, Neymar, Iniesta, Pedro y Cesc en el frente de ataque, voltearían la pizarra. Eso nunca ocurrió por la espectacularidad y firmeza de Karnezis, un arquero que frustró todas las posibilidades del Barsa. Los esfuerzos de todos los delanteros del Barsa, incluyendo disparos tan envenenados como los de Neymar y los de Messi, fueron neutralizados.

Y casi consigue el segundo gol el Granada por cerrarse el partido, pero con Pinto sentado en la piedra de los sacrificios, El Arabi, solo, hizo rebotar la pelota en el desarmado portero en el minuto 88. Se agregaron cuatro minutos, pero no hubo forma de salir del hoyo para el aturdido Barcelona, completando su segundo partido consecutivo sin anotar. ¿Se imaginan eso? En el momento de jugarse la vida, el Barsa nunca pudo finalizar sus amenazas y quedó acostado en el filo de la cuchilla.

Y AHORA, LAS TINIEBLAS

Ese fracaso azulgrana lo aprovechó plenamente el Real Madrid, goleando 4-0 al Almería con goles del crecido y efectivo Di María, Bale, Isco y Moratta, exhibiendo una vez más la contundencia oculta en el duelo con el Dortmund, pese a la ausencia de Cristiano Ronaldo, y a la pérdida de Sergio Ramos.

De imponerse hoy el Atlético al Getafe como se espera, el Real Madrid permanecería a tres puntos y el Barsa en tercer lugar, a cuatro, con su mandíbula fracturada y debilitado para la batalla del miércoles, disputando la Copa del Rey con el Real Madrid. Un panorama azulgrana tenebroso, insospechado hace tres semanas.

* etm@doble-play.com