•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Por increíble que parezca, dada la mala racha de resultados que atraviesan (nueve victorias y trece derrotas en los últimos 22 partidos) los Pacers supieron sacar tajada de la derrota de Miami en Atlanta para recuperar el liderato en el Este. Eso sí, para lograrlo tuvieron que superar a Kevin Durant y sus Thunder (102-97) en un apretado y emocionante encuentro.

A los de Frank Vogel les basta con vencer su último partido de la temporada regular (en la madrugada del miércoles al jueves ante los Magic en Orlando), o que los Heat pierdan uno de los dos encuentros que les restan, para asegurarse la ventaja de campo al menos hasta las Finales de Conferencia.

Durant lució

Durant volvió a demostrar que merece como nadie el MVP. El alero fue una pesadilla para una de las mejores defensas de la Liga y se fue hasta los 38 puntos. Sus tres últimos, un estratosférico triple, sirvieron para hacer que los Pacers no celebraran la victoria hasta el sonido de la bocina final. Ya entrado en el último período, una canasta de un completo Paul George (20 puntos y 12 rebotes) daba a los locales una renta de diez puntos (87-77) a siete minutos del final.

Un enorme Lance Stephenson acabó por dejar finiquitada la función. El escolta completó una maravillosa actuación para cerrar su quinto triple-doble de la temporada al conseguir 17 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes. Los Pacers tocan con las yemas de las manos su segundo título de Conferencia.