Francisco Jarquín Soto
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Encontrar en la selección mexicana a una figura que sobresalga con un brillo nítido capaz de identificar como lo mejor que puede lucir en Brasil 2014, es imposible. Primero, Javier “Chicharito” Hernández el jugador mejor ubicado en el fútbol mundial, se apagó por falta de chance en el United y su poca incidencia en el Tri fue evidente.

Segundo, Carlos Vela que se veía con chance de brillar tras su gran campaña con la Real Sociedad extrañamente decidió apartarse de su selección y simplemente no jugará el Mundial. Quizá el otro jugador emblemático podría ser Giovanny Dos Santos pero también no ha sido constante.

¿Oribe su salvador?

Pero de pronto emergió un jugador con poco carisma pero al menos hizo los goles que los demás no pudieron, me refiero a Oribe Peralta. Cinco tantos en el repechaje ante Nueva Zelanda, y todos los medios se volcaron a él, en una muestra de la crisis que vive la selección.

Pero de eso a que se convierta Oribe en el jugador que pueda cargar al equipo en Brasil, está por verse. Entonces ¿quién podría ser la figura entre los escombros que dejaron las eliminatorias mundialistas para México? Quizá retome su ritmo “Chicharito” y emerja con la capacidad que lo ha caracterizado para hacer goles aunque fuesen los más “extraños” como es su característica.

Su historial

Javier Hernández Balcázar (nacido el 1 de junio de 1988 en Guadalajara, Jalisco), mejor conocido como El Chicharito, es un futbolista mexicano que juega en la posición de delantero. Se destaca el manejo de los dos perfiles, velocidad, habilidad y su gran salto para cabecear. Fue adquirido por el Manchester United el 8 de abril de 2010 por una cantidad no revelada.

Debutó el 9 de septiembre de 2006 durante la jornada 7 del Apertura 2006 en un Chivas 4 – Necaxa 0, marcando el último gol del Rebaño. Jugó con las fuerzas básicas de las Chivas, pasando por equipos filiales como el Chivas Coras de Tepic en el 2005 y por el Club Deportivo Tapatío. El apodo de Chicharito se le da por su padre, el Chicharo Hernández, jugador que participó en la Copa Mundial de Fútbol de 1986 en México. Su abuelo es Tomás Balcázar, jugador legendario del Guadalajara.