•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • ESPN.com / Nueva York

David Ortiz admitió que, aunque la rivalidad Yanquis-Medias Rojas ha perdido un poco de intensidad, sobre todo en los partidos de principios de temporada, la serie es algo que siempre inspira a ambos equipos a dejar todo en el terreno.

“Esto es una rivalidad que nunca muere”, dijo el “Big Papi” previo al cuarto partido de la primera serie de 2014 en el Bronx, donde los Yanquis tienen una ventaja 2-1 sobre Boston. “Todos los años varía, y no tiene nada que ver con quién tenga a los mejores jugadores, sino quien mejor juegue. Nosotros ganamos el año pasado, pero eso no cuenta este año”.

Boston se impuso

Los campeones Medias Rojas ganaron 13 de los 19 duelos entre los rivales divisionales en la temporada 2013, el primer equipo en derrotar a los Yanquis 13 veces o más desde los Orioles en 1976, y han ganado tres Series Mundiales desde el año 2000, en comparación con un solo campeonato para NY.

Boston ganó anillos de Serie Mundial en tres de los últimos 10 años, 2004, 2007 y 2013, después de una sequía de 86 años, la mayor cantidad de títulos entre los equipos de Grandes Ligas en el nuevo siglo. Desde 2002, Boston cuenta con 1,103 victorias, el segundo mayor número de triunfos después de los Yanquis, que cuentan con 1,161.

No obstante, el “Big Papi” destacó que aunque Boston ha asumido su nuevo rol como el “Imperio del Mal”, la rivalidad sigue siendo una de las mejores en la historia de las Grandes Ligas.

Mucho entusiasmo

“Cada año es diferente, pero el juego sigue siendo el mismo y los jugadores todavía están entusiasmados. Esa intensidad es lo que hace el juego tan bueno y que la gente le siga dando seguimiento”, agregó Ortiz. “Son unos juegos que le dan un extra a uno, aunque uno se siente súper agotado después del juego, pero son juegos que de verdad inspiran y sacan lo mejor”.

Ortiz enfatizó que, aunque es muy extraño ver caras nuevas en los Yanquis, ante el retiro de Mariano Rivera y Andy Pettitte, la inminente última campaña de Derek Jeter, la suspensión de Alex Rodríguez y la partida de Robinson Canó, destacó que el béisbol es un deporte cambiante y eso es simplemente parte de lo que significa ser un pelotero profesional.

Inolvidables

“Son gente que ha hecho mucha historia, que han hecho algo increíble en el juego. No son jugadores que la gente se va a olvidar de ellos nunca, porque han hecho cosas extraordinarias, pero esto no es para siempre. Eso es el béisbol. Usted va a ser reemplazado un día. Voy a ser reemplazado un día, y el béisbol va a continuar”, admitió.

“Jeter va a ser reemplazado algún día, yo voy a ser reemplazado otro día. Y como jugador, hay que apreciar el momento que tenemos, todos los momentos que hemos vivido, todos los recuerdos, porque eso es lo que nos vamos a llevar a casa con nosotros cuando hayamos terminado con el béisbol”.