•   Las Vegas, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El filipino Manny Pacquiao vengó su derrota ante Timothy Bradley con un boxeo convincente para llevarse una decisión unánime el sábado en Las Vegas, y aseguró estar listo para negociar en cualquier momento la pelea con Floyd Mayweather que los fanáticos tanto anhelan.

“La línea está abierta las 24 horas, siete días a la semana”, dijo el astro filipino después de su victoria en 12 asaltos sobre el previamente invicto estadounidense Bradley.

La victoria rectificó lo que la mayoría de los fanáticos calificaron de una gran injusticia cuando Pacquiao perdió la primera pelea en junio de 2012 por una controvertida decisión dividida, cediéndole a Bradley el cinturón de peso welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Aún no está acabado

La energía, precisión, potencia y rapidez de sus golpes demostraron que Pacquiao no está acabado a sus 35 años, como pensaron algunos de sus críticos tras sus derrotas de 2012 ante Bradley y el mexicano Juan Manuel Márquez.

Tras el desquite ante Bradley, el filipino se enfoca en su futuro, en el que inevitablemente parece estar el “Money” Mayweather.

“Si él quiere pelear, la pelea se dará”, aseguró Pacquiao, aunque la historia y la mala vibra entre ambos púgiles ha demostrado que concretar ese combate no será tarea fácil.

Los grandes obstáculos

A finales de 2009 y principios de 2010, Pacquiao y Mayweather eran considerados los mejores peleadores del mundo libra por libra y se esperaba que un pleito entre ambos dejara ganancias récord.

Pero un desacuerdo sobre las pruebas de sangre antes de la pelea arruinó las conversaciones, ya complicadas por el reparto de las ganancias del Pague Por Ver (PPV) entre las cadenas rivales HBO y Showtime.

Las negociaciones también se enfriaron por desacuerdo en el reparto de la bolsa entre ambos, con Mayweather exigiendo más del 50%, y las frías relaciones entre los dos empresarios que debían concretar el encuentro: Bob Arum y su empresa Top Rank, y Oscar De la Hoya y su compañía Golden Boy Promotions.

“Es muy difícil hablar de eso. ¿Cuántos años hemos estado hablando de ello y hasta ahora nada ha pasado”, añadió Pacquiao.

Roach confía que habrá pelea

El entrenador Freddie Roach aseguró que pese a este tira y afloja, la pelea se llevará a cabo de todos modos, y se apoya en el hecho de que el número de oponentes atractivos que podrían enfrentar Pacquiao y Mayweather es muy pequeño.

En los días previos a la pelea con Bradley, Roach parecía menos optimista, pero dijo que si esto ocurre podría ser un buen colofón para un final de carrera de ambos hombres.

Por lo pronto, Pacquiao al parecer enfrentará a finales de este año al ganador del pleito del 17 de mayo entre Juan Manuel Márquez y Mike Alvarado.

Pacquiao ha peleado con Márquez cuatro veces y todas han sido peleas cerradas. En su último combate, en diciembre de 2012, fue brutalmente noqueado por la estrella mexicana.

 

"Por nuestra parte, creo que Bob (Arum) quiere que esa pelea con Mayweather sea nuestra última pelea".

Freddie Roach,

entrenador de Pacquiao.

 

45-0

es el récord de Floyd Mayweather, quien expondrá su invicto el 3 de mayo en Las Vegas ante el argentino Marcos Maidana.